Para Reflexionar

Celebrar

Celebración, término de origen en el latín “celebratio”. El concepto refiere a la acción de festejar, conmemorar, alabar, reverenciar, realizar una reunión o acto. Una celebración, por lo tanto, puede ser una fiesta, un acto o evento festivo con el objetivo de recordar o conmemorar algún acontecimiento, homenajear a una persona. Una fiesta de cumpleaños, una reunión por algún aniversario o el acto de inauguración de un nuevo espacio son ejemplos de celebraciones. Además, dentro del ámbito deportivo es habitual hablar de celebración a la hora de referirse a la manera que tienen de festejar los equipos la consecución de algún triunfo en la cancha o en el torneo.

Existen también celebraciones de carácter religioso como celebraciones penitenciales, conmemoraciones que se llevan a cabo dentro de la Iglesia y que son muy importantes para sus fieles como sería el caso de la Pascua. 

El celebrar momentos especiales es algo importante, ya que nos hacen recordar los buenos momentos de nuestras vidas, tanto personal como profesionalmente. No solo generan momentos positivos o de alegría, sino que se trata de reforzadores importantes que estimulan el comportamiento deseado, por ello celebrar también es un elemento educativo y formativo

Implica algo más que “festejar”: se trata de reconocer el esfuerzo, dedicación y voluntad de los hijos, de los compañeros de trabajo y colaboradores que implica transmitirles e inspirarles la trascendencia de su esfuerzo y trabajo como importantes contribuyentes a su propio desarrollo y al desarrollo de sus organizaciones. “Celebrar” es un componente importante del liderazgo de padres, maestros, funcionarios, pues es tarea del líder generar y favorecer oportunidades para reconocer el buen comportamiento, el trabajo bien realizado, las metas logradas y compartir gratitud y energía.

Las oportunidades de celebrar son muchas y la necesidad de celebrar es importante para nuestro desarrollo humano.

Incluso la muerte debería ser una celebración de la vida, tal como lo aprendimos desde pequeños en la celebración del día de los muertos, Cuando celebramos los cumpleaños significa que estamos aquí, que estamos vivos y que nuestro camino continúa. Es también la oportunidad para renovar nuestros compromisos personales. Darnos cuenta de que tenemos la libertad para decidir cada acción, cada actitud, cada movimiento que daremos para ser responsables de nuestra historia. 


luisrey.delgado@grupolala.com