A ver cómo se levantan hoy los diputados

Ayer a las cuatro y media de la tarde el Pleno del Congreso del Estado empezó actividades, con la idea de que en esa sesión quedara definido el presupuesto y quedara terminado el periodo ordinario. Era la decisión de las bancadas aun cuando se siguieran hasta la madrugada de hoy. La Comisión de Hacienda había aprobado ya el martes el paquete fiscal del estado, por unanimidad. Cada fuerza había buscado apoyar a sus municipios, ya fuera con deuda o con participaciones. En realidad no había problema. Lo peor que puede pasar es que el presupuesto 2014 quede igual que el año anterior, lo cual no es grave para nadie.

De otros temas pendientes, en la tarde resolvieron el muy espinoso horario de cierre de bares y antros. En adelante será hasta las tres de la mañana. Si los municipios quieren adelantar esa hora, pueden hacerlo; lo que no pueden es cerrar después. La discusión ha sido importante porque San Pedro ha estado durante años en abierta rebeldía, permitiendo un cierre tardío de sus antros, a las cuatro de la mañana, mientras que en el resto del estado el límite ha sido las dos.

Otros asuntos molestos se pueden patear hasta el próximo año. Es el caso del nombramiento de los dos miembros de la moribunda Comisión Estatal Electoral: en una de ésas se acaba su agonía (si aprueban la reforma política aquí y en la mayoría de los estados) y pasa a ser historia antes de que sea inevitable darles a los comisionados un título de aire.

También es el caso de la elección de un consejero en la Judicatura. Ahí no se trata de un nombramiento hueco, pero es claro que ya no tiene Gracia. Desde que Raúl Gracia la dejó para buscar el Senado, no se ha reemplazado porque su valor se derivaba de lo que un político podía hacer con él. En realidad un tema más común de desacuerdo simple.

Y queda también el punto del Consejo de Seguridad. A ver, pues, cómo se levantan hoy los diputados. Lo más probable: de vacaciones.