“Algo se pudo hacer mejor”

César Garza, alcalde de Guadalupe, escribió ayer en un comunicado: “Reitero mi disposición absoluta para que se examine la actuación policial y, en su caso, asignar las responsabilidades operativas y jurídicas conducentes”.

Se refiere al operativo dentro del camión urbano en el que terminó perdiendo la vida el adolescente Ángel Isaí González García. Añade que ya solicitó ver el video de ese momento “de manera integral y oficial. Espero que en las próximas horas me sea presentado”.

Sin duda el video le dará certezas de lo que ya sospecha: “Es evidente que en cualquier operativo policial que concluya con la privación de la vida de un inocente, algo se pudo hacer mejor”, acepta en su comunicado. 

Los contenidos básicos de la grabación ya se conocen. Ángel Isaí, de trece años, bajaba ya del camión cuando uno de los policías de proximidad lo regresó a bordo unos diez segundos después. Y coincide con la versión de un testigo. No se trata aquí de escudriñar buenas o malas voluntades de los guardias. Pero, regresarlo a bordo, eso sólo se hace o bien porque lo consideró un sospechoso, no se le fuera a escapar, o bien porque todos eran de entrada sospechosos. Un error u otro.

El operativo no sólo se pudo hacer mejor. Es bastante claro que fue un fracaso. Que fueron malas decisiones. Que equivocaron la idea. Que tenían muy pocas probabilidades de salir de ahí con éxito. Que la preparación de los elementos no era la adecuada o que quien planeó la actividad lo hizo sin conocimiento de causa.

Fue un acto de valentía, sí, pero también de bravura temeraria. Pusieron su propia vida en peligro, sí, pero se perdió la de un menor inocente. No parece haber dolo alguno, es cierto, pero tampoco profesionalismo ni técnica.

Hace bien el alcalde en mostrarse abierto a la posibilidad de un error de los policías. Al quitar la cortina de humo que significa aquel reconocimiento prometido, podrá lanzar una mirada crítica a la actuación de sus agentes, a la capacitación que reciben, a la planeación de sus operativos, a coordinación y el control de la corporación. ¿No hubo ese día nadie que les dijera que así no?

luis.petersen@milenio.com