El optimismo y el PAN en Nuevo León

Después de las elecciones que no hubo aquí el pasado 5 de junio, ¿revivirá el PAN en Nuevo León?

Muchos lo consideran posible. Porque la euforia del panismo nacional por los resultados en las entidades donde sí hubo elección, tiende a ser contagiosa.

O porque tras la hecatombe priista de ese día no hay para dónde moverse ni dónde hallar otra opción.

O porque los independientes, apoyados por Jaime Rodríguez Calderón, no pintaron en los resultados y quedó claro que el movimiento independiente nuevoleonés responde a circunstancias muy acotadas en el tiempo y en el espacio.

O porque coincide con la apertura, en el PAN, de la temporada presidencial. Dos preaspirantes están ya en plena contienda. La ex primera dama Margarita Zavala, favorecida en las encuestas entre electores, y el jefe nacional del partido, Ricardo Anaya, nuevo salvador de los azules.

Sin duda muchos simpatizantes perdidos en el pasado reciente por los gobiernos municipales desastrosos en el estado voltearán a ver de nuevo al PAN para las elecciones de 2018. Lo verán otra vez como posible ganador presidencial y, ya instalados en la perspectiva que dan el tiempo y el optimismo, considerarán menos graves los errores del partido y sus gobiernos a nivel nacional.

Pero habrá otros en el estado que no puedan ni quieran olvidar los gobiernos de Margarita Arellanes o de Fernando Larrazabal o de Adalberto Madero. Y menos aún olvidarán la gestión partidista de la llamada nueva cúpula, que no fue capaz de compartir el poder, ni en las buenas ni en las malas, con la militancia que no formara parte del primer círculo de la Trinidad.

Veremos cuánto pesan los nuevos tiempos del PAN. Por lo pronto, los liderazgos de Nuevo León, actuales dueños del padrón, saltaron eufóricos la tarde del mismísimo 5 de junio a felicitar a Ricardo Anaya. Y a apoyarlo también en su carrera a la presidencia, pues como muchas panistas y ex panistas han sabido y padecido, el actual PAN del estado no apoyaría a una mujer.

luis.petersen@milenio.com