La moda de "dobletear"

No eran uno ni dos. Llegan a 24 los candidatos en Nuevo León que intentan dobletear, es decir, aspirar a dos puestos en la misma elección. No es que lo pensaran, no es que se les antojara ni que lo declararan… es que se registraron ante la Comisión Electoral para dos puestos. Y ni siquiera como titular de uno y como suplente de otro. No: dos como titular.

La Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales lo prohíbe explícitamente. El artículo 11 no tiene ambigüedad: “A ninguna persona podrá registrársele como candidato a distintos cargos de elección popular en el mismo proceso electoral; tampoco podrá ser candidato para un cargo federal de elección popular y simultáneamente para otro de los estados, de los municipios o del Distrito Federal”.

Y sigue: “En este supuesto, si el registro para el cargo de la elección federal ya estuviere hecho, se procederá a la cancelación automática del registro respectivo”. Así o más claro…

Tan burdo es este dobleteo que bien valdría la pena preguntarse por qué lo hacen. Y por qué la CEE no ha puesto el grito en el cielo. 

A lo primero: Se trata de partidos pequeños. Ni tienen todos los candidatos que les piden, ni recursos para hacer dos campañas en lugar de una. Está claro que batallarán para mantener el registro, cosa sumamente improbable pues requieren tres por ciento de los votos a diputado federal del país, y los partidos locales el tres por ciento de votos para diputados locales de su estado. ¿Por qué hacen esto del dobleteo? Para sobrevivir. Son las acciones desesperadas de quien comienza a sentirse desahuciado.

A lo segundo: ¿Por qué la Comisión Electoral ha aceptado esto, al menos hasta el momento? Lo que ahí se dijo es se habían basado en una lectura amplia de la ley, en aras de proteger el derecho a ser votado. Ahora, claro, las denuncias ya van directo al Tribunal Electoral. Veremos con qué amplitud se interpretará la ley, si los declaran cachiruleso los dejan pasar. Por lo pronto, 24 candidatos dobleteadores con sus 48 candidaturas están en entredicho. Y ya a buen rato de haber comenzado las campañas.

luis.petersen@milenio.com