La legitimidad del árbitro a medio partido

Cuando los partidos políticos en Nuevo León se acercaron a la CEE para preguntar por las inconsistencias de las firmas en el caso de los aspirantes ya aprobados a alcaldías y diputaciones locales, les dijeron que no las tenían. El INE no las había entregado.

Entonces se inconformaron, primero el PAN ante el Tribunal Electoral y después Movimiento Ciudadano ante la propia Comisión Electoral.

Solo tenían la lista de inconsistencias de los trece que no alcanzaron el número de firmas.

¿Y los demás? ¿No hay inconsistencias en los 50 aspirantes a alcalde y 41 a diputado que sí alcanzaron el número de firmas válidas? Hasta el momento no hay datos.

¿Realmente se revisaron? La pregunta es válida, por supuesto, simplemente por la transparencia del proceso. Pero, sobre todo, es válida después de que el INE rechazó la candidatura de Jaime Rodríguez Calderón al detectar casi un millón 200 mil inconsistencias y después de que “bajó” a cinco aspirantes a diputado federal en Nuevo León. Y se trata en muchos casos de los mismos equipos y los mismos procesos para conseguir las firmas.

Los aspirantes pasaron sin inconsistencias o éstas se mantuvieron en privado, a pesar de que hubo quienes entregaron sus apoyos con abundancia, con un 300, o 400, o 500 y hasta mil por ciento de cumplimiento. En principio habría mayor probabilidad de errores...

Por ejemplo, Eleazar Puente Rangel, aspirante al Distrito 22, entregó apoyos con un 532.7 por ciento de cumplimiento. Ana Melisa Peña Villagómez, en el Distrito 21, con 520 por ciento. Verónica Llanes Sauceda, en el Distrito 20, con más de mil por ciento.

Carlos Alberto Garza, aspirante a presidente municipal de García, entregó firmas con 496.1 por ciento de cumplimiento. María Teresa Martínez, suegra de Rodríguez Calderón, quien busca la alcaldía de Santa Catarina, cumplió con 264.27 por ciento.

Ni el PAN ni MC lo creyeron. Pero lo que aquí está en juego no son los partidos. Ni siquiera las candidaturas independientes. Es la legitimidad del árbitro, a medio de partido.

luis.petersen@milenio.com