Inseguridad, en aumento; Gabinete, en crisis


La crisis de Gobierno en Nuevo León se ahonda, al tiempo que aumentan los hechos violentos y sigue creciendo la percepción de inseguridad.

Según el Inegi, 70.2 por ciento de los habitantes de la zona metropolitana de Monterrey considera que es inseguro vivir en su ciudad. El reporte de Daniela García, publicado en estas páginas, explica que el porcentaje ha crecido en los últimos tres meses: la anterior medición, en diciembre, arrojó 67.8 por ciento.

Claro que hay zonas del país que tienen porcentajes mayores en esta percepción de inseguridad; pero la gran ciudad de Monterrey se encuentra, de nuevo, en camino ascendente y muy por encima de Saltillo, de Aguascalientes, de Guadalajara, de Puebla...

Se trata de percepciones, es cierto. Pero no son inventos de nadie. Las percepciones dependen de las experiencias de la gente y de la fuerza que éstas toman. Aquí, el regreso de los problemas en las cárceles estatales ha sido clave para esto. Pero también lo es el aumento de robos y asaltos, y el regreso de los homicidios múltiples en la vía pública o de los cuerpos descuartizados o encintados, o los cadáveres con mensaje. Todo esto nos recuerda a los peores tiempos.

La percepción no corre por su cuenta. Los datos duros acaban avalándola: los delitos van en aumento, ya se ha dicho aquí y en todas partes. No son corazonadas, son los datos de la Procuraduría estatal. En enero fueron 44 homicidios dolosos en el estado. En febrero, 46. En marzo llegaron a 56. Terrible botón de muestra.

La inseguridad y su percepción en los ciudadanos van acompañadas de un mal manejo de la crisis. Sólo el 31.5 por ciento de los habitantes de la zona metropolitana de Monterrey considera que su Gobierno es efectivo o poco efectivo para resolver los problemas más importantes.

Sí, el manejo de los penales y, en general, de la seguridad, se ha convertido en una crisis de Gobierno. Todo indica que llega el turno de salir al general Antúnez. ¿Quién sigue? ¿Quién se queda?

luis.petersen@milenio.com