El número que parece no importar

Una cifra llega a 22 y la otra a 20 en lo que va de febrero. La primera nos importa mucho: hasta ayer, martes 13, Nuevo León sumaba 22 homicidios.

Y con razón. Son muchos muertos, mucho más que uno diario. El gobierno pide que la cantidad no se magnifique, pero hay que reconocer también que la cantidad es muy alta y tampoco se vale minimizar: requiere atención diaria a las víctimas, a las causas, a las corporaciones policiacas, a la procuración de justicia y al gran crimen que resulta ser la impunidad.

A fin de cuentas esa cantidad, 22 homicidios en 13 días, provoca gran parte del malestar del ciudadano, de su temor a que regrese una época que no se olvida.

La otra cifra es la que parece no importar, o importar a muy pocos, a pesar de que es casi igual: veinte personas han muerto en percances automovilísticos en Nuevo León durante los primeros trece días de febrero.

Por momentos se empatan los homicidios dolosos y estas muertes en accidentes viales, casi siempre imprudenciales por exceso de velocidad, de alcohol o de distracción.

Ya he dicho en otras ocasiones que me impresiona el desinterés generalizado en los datos de accidentes y de víctimas que pierden la vida o quedan con lesiones graves. No es que no duela. Más bien, pienso que se consideran erróneamente estas muertes de tránsito como inevitables, como si fueran una parte de la época.

Hay que decir que en otros lugares se ha logrado disminuir significativamente el número de accidentes viales. Aquí no hemos hecho la lucha. No queremos ni siquiera voltear a ver el problema, tal vez porque nos involucra a todos. Pasan las administraciones y no hay reglamento que opere en función de la seguridad en las calles. Hacemos lo posible por descalificar de antemano cualquier intento de solución. En el actual trienio, nadie pudo regular ni los camiones de carga en la ciudad, ni la velocidad del tránsito en las calles y carreteras.

Resultado: en febrero, hasta ayer, homicidios 22, muertes viales 20. ¿No nos dice nada?

luis.petersen@milenio.com