La caballada y sus flacuras, tres

Va el último segmento de la lista, por supuesto incompleta, de los aspirantes y las aspirantas a la gubernatura de Nuevo León. Ahí están en el balcón, ante los que se preguntan #CómoEvaluarUnPolítico.

Juana Aurora Cavazos. La aparente certeza de los nuevoleoneses de probar suerte con una gobernadora la pone en un lugar especial. En su bolso atesora dos secretarías muy populares, Sedesol y Educación. Sin embargo, el posicionamiento de Cavazos se finca sobre todo en la necesidad de oponer una lista de contrincantas a la primera panista del estado.

Ugo Ruiz. La mitad de su aspiración se la debe a Mauricio Fernández por heredarle el puesto y convencerlo de que ser gobernador es lo que sigue para un alcalde de San Pedro (el punto es que Mauricio también es ex alcalde y no acaba de declinar a la misma ambición). La otra mitad, Ugo se la gasta en la quema de puentes al interior de su partido: de eso hablan los incontables despidos políticos de su administración.

Héctor Gutiérrez de la Garza. Su fuerza está en el conocimiento de los entretelones del Poder Legislativo, tanto local como federal. Su debilidad radica en que compite para el Ejecutivo. Y su cercanía con Manlio Fabio Beltrones, que ha sido una fortaleza en el papel destacado que juega en la Cámara de Diputados, es también su punto flaco en el juego electoral que nos ocupa.

Jorge Domene. Sus apariciones en medios de comunicación lo hicieron figura conocida en Nuevo León. El problema es que su prestigio mediático es proporcional al de quienes trabajan directamente en la seguridad del estado, algunos de los cuales figuran en esta lista: cuando Domene está en temporada alta, los otros más. Y al revés…

Jaime Rodríguez ha explotado su imagen de político echado para delante, de forma muy parecida a una película que se acaba de estrenar, Un Bronco sin miedo. Circula con demasiada liberad entre su PRI de origen, los independientes y el PRD, lo que puede dejarlo sin la miel, sin la jícara y sin la fábula. Rodríguez es otro que opera bajo la lógica cinematográfica de que la ley no es suficiente.

Javier Sepúlveda. Sus posibilidades son iguales a sus aspiraciones políticas: nulas. Pero se divirtió como yo pensando en esta lista y sus componentes.

luis.petersen@milenio.com