La caballada y sus flacuras, parte dos

Ayer publiqué el inicio de la lista de quienes se han movido para contender por la gubernatura de Nuevo León y que estarán sin duda en el escrutinio público (#CómoEvaluarUnPolítico) en estos meses. Va la segunda parte.

Federico Vargas. Desde que salió de la Secretaría de Desarrollo Económico dejó de promover Nuevo León para promoverse como bailador popular y chambelán de quinceañeras. Dejó mejores números en inversión extranjera que los que ahora lleva en Desarrollo Social. Lamentablemente las quinceañeras no pueden votar, quizás esto explique por qué no ha levantado gran cosa sus preferencias electorales. A lo mejor su trabajo está concentrado en la elección de 2021, pero no nos han informado.

Felipe de Jesús Cantú tiene sus esperanzas puestas en un tropezón. La diferencia entre Felipe de Borbón y Felipe de Jesús es que al primero ya se le hizo la abdicación. Su retiro por tantos años de la pasarela política representa un reto a la memoria ciudadana. Los votantes jóvenes no tenían uso de razón cuando él era alcalde. Por ahí le llaman el candidato de los muertos porque como alcalde los movilizó de un panteón, para hacerle campo a una ampliación vial.

Adrián de la Garzase destapó aclarando que él estaba en campaña permanente, pero contra los delincuentes. El procurador ha hecho un buen papel en su puesto actual: sobresale la unidad antisecuestros y el cambio de sistema penal. Aunque hay quienes piensan que si el gobierno provee seguridad lo demás se dará por añadidura, a él no la ido tan bien en su aspiración al gobierno. Tamaulipas y el efecto cucaracha lo tienen manejando la seguridad estatal por caminos curveados.

Cristina Díaz se veía como una contendiente fuerte cuando fue secretaria general del PRI. Una mujer con experiencia política y con una trayectoria que la ponía como número uno en la fila de los aspirantes tricolores. Pero fue aquella una posición prematura: el proceso electoral 2015 estaba todavía lejos. Incluso, tal vez ahora sea algo que ella misma quiera olvidar, pues fue la segunda de a bordo nada menos que del híper cuestionado Humberto Moreira.

El martes, la tercera parte: Ugo, Bronco, Héctor y otros más…

luis.petersen@milenio.com