¿MA’s aspirante que gobernante?

De Margarita Arellanes son más conocidas sus capacidades como aspirante a la gubernatura  que como presidenta municipal. Hoy, quizás en su último informe, recién perdonada (provisionalmente) por la Comisión Electoral de las acusaciones por hacer campaña adelantada, tiene la oportunidad de mostrar sus resultados como gobernante.

Uno supone que hay cuatro sacos de preguntas en la cabeza de un ciudadano interesado en dejarse convencer por Margarita-gobernante. El primero tiene la etiqueta “Seguridad”; el segundo, “Urbanismo”; el tercero, “Deuda”, y el cuarto, “Apoyo social”.

Del primer saco de preguntas hay que decir que el desafío para los actuales alcaldes era muy parecido al de los anteriores, quienes en este punto no pudieron. Margarita y sus contemporáneos sabían a lo que llegaban: debían limpiar las corporaciones, conseguir nuevos aspirantes a policías, formarlos, certificarlos. Los resultados se medirían de esa manera. Veremos.

El segundo saco tiene que ver con urbanismo: Arellanes prometió dar los pasos necesarios para una mayor calidad de vida, con la construcción de elementos urbanos que fortalecieran la convivencia. ¿Medellín cayó en el olvido? Había expectativas de un Barrio Antiguo reformado; en la avenida Juárez, de una especie de Ecovía y carriles de bicicleta. Se hablaba de calles peatonales que unirían centro, Barrio y canal Santa Lucía y de reformas en la zona de La Purísima. También había promesas, éstas no provenientes de Medellín, de obra vial sin precedentes. Hay que poner atención a lo logrado...

El tercero es el tema de recursos y deuda. No hay municipio al que no le falte presupuesto. En Monterrey había una deuda heredada y muchas necesidades. Las preguntas en este costal tienen que ver con el financiamiento de las obras, los logros en eso de conseguir recursos, el incremento de la deuda... En pocas palabras, cómo queda el municipio a quien venga, interina o definitivamente, a suplir a la alcaldesa.

El cuarto costal de preguntas se refería al apoyo social. Había promesas de mochilas y material educativo gratuito para los pequeños escolares, es cierto. Pero también centros de reunión para jóvenes, donde habría posibilidad de hacer música y otro tipo de ejercicios de arte... sólo por poner un ejemplo. ¿MA’s aspirante que gobernante?

luis.petersen@milenio.com