¿De alcalde a gobernador?

De alcalde a gobernador, o a candidato a gobernador, es un salto que no se suele dar. En Nuevo León no se ha dado desde los viejos tiempos socráticos. Lo cual no habla de otra cosa que de lo raspados que suelen salir los presidentes municipales después de tres años de gobierno.

Y también habla del alto grado de dificultad que supone gobernar los municipios más importantes del estado: muchas exigencias y compromisos, exceso de responsabilidades, recursos insuficientes.

Entre los actuales alcaldes hay dos conocidos aspirantes a la gubernatura. Margarita Arellanes y Ugo Ruiz. Y hay un ex alcalde de hace diez años, Felipe de Jesús Cantú. Los tres por el mismo partido, el PAN. ¿Las cosas van a cambiar y habrá un ex presidente municipal, al menos como candidato a gobernador? Quién sabe, pero en la vida siempre hay una primera vez y muy particularmente en la política. No se pueden descartar.

Ugo Ruiz, aprovechando la exposición que le permite su Segundo Informe de Gobierno, ha dejado claro que sí va y que aspira solamente a la gubernatura. Vaya, gobernador o nada.

Cualquiera diría que el paso desde la presidencia de un municipio de 120 mil habitantes hasta el Gobierno de un estado de siete millones es un salto mortal. Pero no, el grado de dificultad de la administración de un municipio ahí está y aporta indudablemente una experiencia. Y en el caso de San Pedro, más: hay ahí un acendrado sentido de lo privado y muchos se sienten más o menos dueños del municipio. El esfuerzo de Ugo por poner orden en ese contexto, tanto en el desarrollo urbano como en la obra pública y las compras municipales, es en sí mismo loable y es algo que no habían intentado los alcaldes anteriores.

Los resultados aún están por verse pero, por lo pronto, Ugo se apuntó y ha logrado hacerle ruido a Felipe de Jesús (quien ayer mismo se dejó ver con Iván Garza, como diciendo: él busca ser alcalde, yo gobernador) y a la mismísima primera Margarita del estado, quien le ha hecho un vistoso vacío, muy a su estilo. Hasta ayer, claro, que ahí estaba en el Informe.

luis.petersen@milenio.com