Tamaulipas y las vacaciones regias

A pocos días de la Semana Santa, la violencia en Tamaulipas pone a temblar a los regiomontanos. Se trata de su camino más socorrido hacia la frontera y las playas. Y si la violencia y la inseguridad han bajado en Nuevo León, con los vecinos la cosa no está tan clara. El lunes fue Matamoros, el martes Reynosa… y en los dos casos afectó carreteras.

Matamoros revivió bloqueos con vehículos arrebatados con armas de fuego. Se escucharon balaceras desde temprano. Hubo persecuciones y ataques a militares: uno de ellos perdió la vida en la emboscada.

En Reynosa fueron al menos quince bloqueos, originados por la detención de un líder criminal. Un policía federal murió. Aún se desconoce si hubo más víctimas.

De todo esto, se sabe más por redes sociales que por explicaciones cara a cara del Gobierno tamaulipeco. La coordinación estatal en Nuevo León de la Policía Federal fue quien el martes tuiteó la alerta y dio legitimidad a otras: “Se registran enfrentamientos y bloqueos en las principales avenidas y carreteras de Reynosa, Tamaulipas. De momento no viaje a esta zona. Riesgo inminente”.

Llegaron mensajes, videos y narraciones de gente que pasaba. Algunos bloqueos se dieron en las entradas a la ciudad. Varios camiones urbanos suspendieron sus rutas y los pasajeros tuvieron que llegar a sus destinos caminando. Tarde de locos.

Ayer el gobernador Rodrigo Medina anunció que se reforzará la seguridad en Nuevo León, particularmente en la frontera con Tamaulipas. Y que tendrá reunión el próximo lunes con el gobernador Egidio Torre. Qué bueno, porque aquí no habrá tranquilidad mientras allá reine la violencia. Además, para un regiomontano es tan importante la seguridad en las carreteras de Nuevo León como en las de Tamaulipas. A las dos las necesita para llegar a su destino. Y hasta el momento, la comunicación entre los estados está lejos de ser buena. Un botón de muestra: los medios se enteraron de la aparición, aquí, de los  cuerpos del ex alcalde de Nuevo Laredo, Benjamín Galván, y del empresario Miguel Ángel Ortiz, por un  boletín del Gobierno de Tamaulipas  que confundía Garza García con García.

Tamaulipas será otro mundo, pero no es otro país. Lo que se haga o se deje de hacer ahí es fundamental para nosotros.

luis.petersen@milenio.com