Reforma energética: ¿está lista la casa?

El lunes próximo estará en Monterrey una delegación de inversionistas texanos vinculados a la industria energética. “Houston quiere participar y tomar un papel preponderante en la industria energética de México y lo va a hacer”, comentó Genaro J. Peña, vicepresidente de International Investment & Trade, en una entrevista publicada aquí por Esther Herrera.

En Texas están listos y la pregunta es si en Nuevo León lo estamos. En el Gobierno del Estado se creó una subsecretaría especial para atender la inversión energética. Punto a favor. Sin embargo, alistar la casa para este futuro cada vez más cercano exige trabajo en ámbitos muy diversos.

Uno supone que la parte legal está terminada con las leyes secundarias de la reforma energética, pero está ante todo el funcionamiento del sistema jurídico entero. ¿Tendremos la capacidad de dar seguridad jurídica a los inversionistas, los de aquí y los de allá, a los dueños de tierras, a los ciudadanos, a sus comunidades y sus entornos ecológicos? ¿Estamos listos para resolver los conflictos derivados de nuevos entornos, con nuevos protagonistas y nuevas leyes?

Importante también es la otra seguridad, la policiaca. Un ejemplo: la portada del periódico el lunes pasado consignó que el delito en Pesquería, el pequeño municipio que ha recibido la mayor inversión extranjera reciente, aumentó 140 por ciento en este año. Otro: la tragedia ecológica del río San Juan fue causada precisamente por robo en los ductos. Lo menos que se puede decir es que la reforma energética y la consecuente inversión que traerá desafiarán el sistema de seguridad y vigilancia en el estado y en todo el noreste mexicano.

Además, la casa debe estar lista en términos urbanos para recibir una mayor migración de todo tipo, lista en términos de capacitación para nuevos trabajos y lista en términos de asesoría e información para todos los potenciales involucrados

Los texanos vienen a buscar asociaciones con sus pares mexicanos aquí. Son inversionistas de compañías de petróleo y de gas shale, o prestadores de servicios, sobre todo tecnológicos, en toda la cadena de la industria energética. En estos ámbitos, y en muchos otros, Nuevo León se deberá convertir por lo pronto en un gran centro de aprendizaje.

luis.petersen@milenio.com