Raza, Milenio nos está criticando

Transcribo literalmente lo que el gobernador Constitucional del Estado, Jaime Rodríguez Calderón, publicó ayer en su Facebook: Raza, como ustedes han visto, últimamente Milenio, esta sacando notas negativas, criticando y buscando errores para exhibir, no han sacado ninguna nota positiva del trabajo y esfuerzo que estamos haciendo por resolver todos los problemas que nos hemos estado encontrando en el gobierno, no se si sea porque no les pagamos o porque les caigo mal o no se, lo que si les digo es que estamos revisando todo el gasto y el pago que el gobierno les dio durante seis años, y eso pronto lo publicare para que ustedes valoren las cosas, ustedes juzgaran y entonces los medios tendrán que ser objetivos y no chantajistas.

Ayer, en una nota de MILENIO Monterrey se hacía ver que el nuevo director de Coordinación Administrativa Estatal, Mauricio Massa García, nombrado el 14 de octubre, seguía siendo regidor en funciones del municipio de Monterrey. Es un tema importante, puesto que la ley prohíbe estar simultáneamente en dos puestos.

El secretario General de Gobierno, Manuel González, aclaró en una rueda de prensa durante la mañana que Massa no había sido aún nombrado: "Y dígale a sus periodistas que investiguen bien", añadió.

El punto es que tengo frente a mí un comunicado de prensa, expedido por la Dirección de Prensa del Gobierno el mismo día 14 que se titula "Toman protesta a nuevos funcionarios" y ofrece un listado de 47 nuevos integrantes de su Gabinete. Ahí, en el número 40, aparece Massa García.

Si hay un error en la información del Gobierno, es cuestión de decirlo. Por ejemplo: "El boletín enviado contiene una imprecisión". MILENIO lo hubiera publicado sin más. Pero no, en lugar de eso, el secretario General de Gobierno prefiere repartir las culpas hacia los periodistas del medio.

Y el gobernador, montado en ese caballo, infiere las que imagina ser las causas de la publicación: "...porque no les pagamos o porque les caigo mal o no sé...".

A quince días de su toma de posesión, parecería que al nuevo Gobierno no le resultan ya tan indiferentes los medios. Pero es distinto no estar de acuerdo con lo que se publica, que generar un clima de intolerancia y de confrontación que pone en riesgo el ejercicio periodístico.

luis.petersen@milenio.com