Pobres independientes

Sin recursos ni oportunidades: eso es ser pobre. Además de recibir una parte minúscula del presupuesto de campañas, los candidatos independientes solamente tienen derecho a conseguir otro tanto en aportación privada: otra parte minúscula. De ahí en adelante, nada.

El caso más extremo es el del candidato independiente a alcalde de Hualahuises, Luis Eduardo Prado Casanova, a quien la CEE, en cumplimiento de la ley y aplicando las fórmulas, le concedió dos mil y pico de pesos para llevar a cabo su campaña.

Al candidato independiente de Santiago, Alfonso Jiménez Pérez, le tocaron 12,684 pesotes; a Lorenia Canavati, que va por San Pedro, 21 mil y, al que más, el guadalupense Genaro Alanís, le dieron poco menos de 92 mil pesos.

Ahí no acaba la cosa. Tienen poca oportunidad de conseguir más: las aportaciones privadas tienen como límite otro tanto de lo que les dio la CEE. Así que, según esto, Prado Casanova deberá contender con una campaña de cinco mil y pico de pesos. Ni para las tarjetas de presentación.

Los candidatos receptores de tan flacos apoyos han reaccionado de maneras distintas. Tatiana Clouthier, candidata independiente por el distrito 18, a quien le tocaban cerca de 25 mil pesos, anunció ayer que de plano no los quiere. Ella hará una campaña de bajo costo y demostrará que con trabajo se puede.

El Bronco, que tendría que competir por la gubernatura con 383 mil pesos de la Comisión más otro tanto en aportaciones privadas, y enfrentarse así con contra aspirantes de pesos completos, busca la salida jurídica. ¿Si renuncia a la aportación del CEE puede elevar su tope de ingresos?

“Evidentemente hay una desventaja manifiesta estructurada por la propia legislación electoral y propias condiciones de la contienda”, dijo el presidente de la CEE, Mario Alberto Garza Castillo, en una entrevista a Daniela Mendoza. Espera que el punto sea revisado por los legisladores.

Ojalá. Pero eso no será pronto. Éstas, las primeras campañas con participación de candidatos independientes, son una prueba para muchas ideas puntuales sobre equidad electoral. Por primera vez, por ejemplo, se podrá tener un balance imparcial del verdadero costo de una campaña. Y para lo que realmente alcanza. Y lo que, en las mega candidaturas, se queda por ahí… 

luis.petersen@milenio.com