Conagua en silencio

Para una zona metropolitana del tamaño de Monterrey es muy poco tener diez años de agua garantizada. Si, como se ha dicho desde el actual Gobierno, no da para más el proyecto alterno del agua (llamémosle a esto Monterrey VI bis) entonces hay que ir pensando ya en una verdadera solución.

Diez años se pasan rapidísimo. Vaya, el gobernador del próximo sexenio deberá tener la solución definitiva a principios de su mandato, porque la pura construcción de una obra de gran calado como Monterrey VI, o la que se proyecte en su momento, se tarda tres años para escurrir su primera gota. Y eso si todo va bien, empezando por el dinero.

Claro que por lo pronto hay que hacer la tarea para alcanzar una mayor eficiencia en el uso del agua. Gastar menos, rediseñar grifos y excusados, subir las tarifas según consumo (o sea penalizar el uso despreocupado), mejorar las redes de distribución y aumentar la capacidad de las plantas de tratamiento para tener suficiente agua de riego de parques y de uso industrial, captar tanta agua como sea posible de las inciertas lluvias de estas tierras, reforestar con toda el alma y ese gran etcétera de pequeñas cosas indispensables.

Qué bueno que la actual administración esté dispuesta a hacerlo, a pesar de que algunas de las medidas, en particular las que tocan el bolsillo, van a resultar tan impopulares como la tenencia. Y junto con todo eso habrá que hincarle el diente a los mantos acuíferos...

De cualquier forma, así habrá agua garantizada sólo para diez años. En eso han insistido. El  gobernador Jaime Rodríguez Calderón solicitó en septiembre a Conagua mantener congelada la concesión de las aguas del Pánuco para nuestra ciudad (y entonces no estaríamos hablando ahora de Monterrey VI bis, sino de Pre-Monterrey VI). 

El problema es que Conagua no ha respondido. Lo iba a hacer en tres semanas (es decir, hace tres semanas) y sigue en silencio.

Veremos qué (y cuándo) opina Conagua de nuestra concesión. El agua apaga el fuego y nosotros estamos jugando con fuego.

luis.petersen@milenio.com