Monterrey Histórico: un poco de memoria

A veces hay que acordarse. Sobre todo para no acostumbrarnos a ni siquiera registrar lo que nos prometen. O lo que les prometen a los que nos prometen.

Hace justo un año el Ayuntamiento regio arrancó con mucho vuelo el programa Monterrey Histórico. En el plazo de “unas semanas” comenzaría un ambicioso plan de rescate del primer cuadro de la ciudad. Incluía el Barrio Antiguo, la atención a la seguridad con una Policía turística capacitada en idiomas e información, la mejoría de los espacios peatonales.

Hay que recordarlo en su primer cumpleaños, porque en realidad ha pasado muy poco, casi nada.

En mayo se integró el Comité Pro Monterrey Histórico que “tiene como finalidad coadyuvar a beneficiar el Centro Histórico de la ciudad”. Además, se ampliaron los límites de esta zona: desde Padre Mier, al norte, hasta Constitución, al sur; de Doctor Coss al oriente a Garibaldi, al poniente.

El Comité lo formaron funcionarios municipales, la directora estatal de Turismo y gerentes de los hoteles que dan servicio en el centro. Estos últimos tenían un interés particular en el programa: les había pegado, una tras otra, la crisis de influenza, la económica y la de seguridad. Su ocupación promedio terminó desplomándose hasta llegar a 17 por ciento. “Ahí usted se puede imaginar las pérdidas que se han tenido en estos últimos años con tan baja ocupación; lo que se pretende ahora es concientizar a las autoridades y a todos, porque los hoteles solamente somos 1 de los 4 pesos que deja un turista”, dijo uno de los gerentes hoteleros del centro.

Y en septiembre pasado, el municipio informó de 22 nuevos policías graduados con especialidad en Turismo. Algunos de ellos se ven en la plaza Morelos con quepis.

Fuera de eso, a un año lo que hay son preguntas: ¿qué ha pasado con el cierre de “algunas calles”? ¿Dónde están las transformaciones en desarrollo urbano, medio ambiente y desarrollo humano y social que se prometieron para Monterrey Histórico? ¿Dónde, por ejemplo, las modificaciones de la avenida Ocampo? ¿El mantenimiento de banquetas y zonas peatonales?  ¿La mayor convivencia buscada? ¿Y el Barrio Antiguo? ¿O es puro teatro: Monterrey histriónico?