Juárez y el derecho de voto

No es tan fácil. La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación desechó ayer el último recurso promovido por Américo Garza y el PES, por la elección en el municipio de Juárez.

En otras palabras, la Sala Superior apoyó la decisión de la Sala Regional. ¿De qué se trataba? Ésta última había anulado siete casillas, por compra de votos, por parte del PES. Con eso, el resultado de la elección cambió hace una semana. Digamos que, a última hora, el ganador fue otro: el priista Heriberto Treviño.

Las pruebas presentadas de esta compra de votos eran actas notariadas y la Sala Regional las tomó como prueba plena. Pero...

Pero, y aquí está lo interesante del asunto, esas mismas pruebas, las actas notariadas, habían sido desestimadas como pruebas plenas por el Tribunal Estatal Electoral. Para los magistrados locales, estas actas sólo tenían un valor de indicio. Por eso, cuando el PRI se presentó con ellas, no aceptaron anular las casillas involucradas. Después los tricolores no quedaron contentos con la primera instancia y se fueron al Tribunal Federal con el resultado que comentamos.

El que quedó mal, a fin de cuentas, es el Tribunal Estatal: el Federal les enmendó la plana. ¿Debieron o no los magistrados del TEE aceptar las actas de notario como pruebas?

Las opiniones de gente conocedora están divididas, y hay quienes dicen que no se equivocó el Tribunal Estatal, pues a fin de cuentas lo que estaba defendiendo es el derecho de voto. Pues si bien las actas tienen valor de prueba, no pueden ser un absoluto. Y había cosas raras en el proceso de hacerlas. Los notarios no eran de la zona, sino de treinta kilómetros afuera. Y además, dicen que tenían parentesco con algún candidato priista. Y que estuvieron poco tiempo. Que pudo, por lo tanto, haber simulación en la prueba. Vaya, que los notarios llegaron por la nulidad, no por el reconocimiento de la realidad.

Lo primero que aprenden los políticos es a ver la política en todo, hasta en los procesos químicos. Vaya, si ven política incluso en la evaporación del agua, no se diga en las resoluciones electorales. Quién sabe si éste será el caso...


luis.petersen@milenio.com