Insoportables diferencias candidato-gobernante

Siempre será interesante explorar los contrastes entre la figura de un candidato y la de un gobernante. Sobre todo cuando está de moda eso de la campaña interminable:

 

-El candidato gana por lo que promete.

-El gobernante pierde por lo que incumple.

 

-El candidato nos alimenta la esperanza.

-El gobernante nos estrella la realidad.

 

-El candidato ve el vaso medio vacío.

-El gobernante ve el vaso medio lleno.

 

-Al candidato, las ocurrencias lo hacen fuerte y atractivo.

-Al gobernante, lo hacen ver inepto y descuidado.

 

-El candidato señala  lo mucho que no funciona.

-El gobernante presume lo poco que funciona.

 

-El candidato critica lo que no se pudo hacer.

-El gobernante justifica  lo que nunca podrá hacer.

-El candidato ataca a los gobernantes.

-El gobernante presta oídos sordos.

 

-Para el candidato, todo se resuelve en 15 minutos.

-Para el gobernante, nada se resolverá ni en 15 años.

 

-El candidato exige obras y acciones.

-El gobernante dice que no hay presupuesto.

 

-Para el candidato, el prometer no empobrece.

-Para el gobernante, cumplir es endeudarse.

 

-Al candidato lo nutren sus adversarios.

-Al gobernante lo debilitan sus parientes.

 

-El candidato exige cárcel para los corruptos.

-El gobernante se cuida hasta de su sombra.

 

-El candidato arrastra.

-Al gobernante lo empujan.

 

...Y a veces, hasta la puerta.


luis.petersen@milenio.com