Hace falta una explicación

El titular de Semarnat, Juan José Guerra Abud, y David Korenfeld, director de Conagua, estaban ayer optimistas. La limpieza y remediación del río San Juan iba, en su opinión, muy adelantada.

Es una buena noticia, hay que decirlo. Pero hay que añadir algo: además de controlar la fuga, avanzar en la limpieza y ayudar a los afectados, hace falta una explicación detallada de la PGR sobre las causas de todo esto.

Muchos nuevoleoneses están viendo en peligro su territorio, su flora y su fauna, su producción agrícola y ganadera. Sobre todo la salud de los habitantes cercanos a la zona de la fuga. Y ven que lo que sucedió la semana pasada podría volver a suceder. Es un temor, sí, pero un temor fundado. Por eso hace falta una explicación.

Hasta el momento la autoridad ha insistido en la versión de que se trataba de una toma clandestina, una vulgar ordeña. Es decir, se perfora un ducto para obtener combustible ilegalmente. Lo primero que se pregunta uno es si los ladrones no saben lo que transportan los ductos. Porque nadie por motivos de robo perforaría un tubo que llevara crudo. Para darle uso al crudo hay que tener acceso a una refinería.

O no sabían y se equivocaron de tubo, o no lo hicieron por robo, o no era una toma clandestina. En principio es raro que los saqueadores no sepan cuál es el tubo que deben perforar: se habla de una red de mercado negro tan organizada que la autoridad no la ha podido combatir. Es difícil pensar que aquellos anden por ahí perforando ductos, basados sólo en el popular método de ensayo y error.

De cualquier forma, si se trata de una toma clandestina, estamos hablando de algo muy grave. Y la comunidad tiene derecho a saber qué se está haciendo para disminuir estos atracos y para castigar a los responsables. Se han descubierto más de 120 de estas tomas clandestinas en lo que va del año en Nuevo León.

En la víspera de una especie de revolución energética en el estado, por la reforma, el tema se convierte en prioritario. ¿Cómo evitar que una previsible multiplicación de ductos se convierta aquí en una inmanejable multiplicación de atracos y de incidentes como el del río San Juan? Hacen falta explicaciones…

luis.petersen@milenio.com