Estampas insólitas del Congreso

Ayer el Congreso de Nuevo León ofreció imágenes inesperadas que, juntas, pintan de cuerpo entero la situación que vive el Estado. Van algunas:

1. Fuera del edificio hay protestas. Mezclas duras: las pancartas que exigen no aprobar las cuentas públicas conviven con las que piden educación sexual. Unas hablan de rendición de cuentas, otras de evitar embarazos no deseados. Van acompañadas de gritos: la mezcla de voces y, sobre todo, de temas, causa la impresión de que nadie se entiende.

2. Adentro, pegados a la puerta corrediza de cristal, cuando el reloj de salida marca las 12:19, dos filas de antimotines de Fuerza Civil blindan el acceso principal. Diez cuerpos con casco, visera y escudo llenan de lado a lado el vestíbulo. Aquí nadie entra.

3. Los diputados panistas electos van al Congreso a bloquear el trabajo. A diferencia de los diputados en funciones, que no asistieron para no participar en la aprobación de cuentas públicas, los electos sí que llegaron, y puntuales. Comandados por su aún dirigente estatal, José Alfredo Pérez Bernal, y por el próximo líder de bancada, Arturo Salinas, entraron hasta la cocina, bueno, hasta la Comisión de Hacienda, con cartulinas. También gritaron: “¡No a las cuentas, no a las cuentas!”.

4. El coordinador del equipo ejecutivo del gobernador electo llegó a la sede del Poder Legislativo y definió las cosas. Manuel González entró al edificio del Congreso y se encerró con algunos diputados en la oficina de Luis David Ortiz. A la salida anunció a la prensa: no habrá quórum. Santo quórum, Batman.

5. Guadalupe Rodríguez, del PT, lo reprueba. Cuando estén en el poder, no verán con buenos ojos que alguien venga a quebrantar la institución. “No lo compartimos”.

6. Llegó la hora. En los tableros del salón de Plenos está la lista de asistencia. Ausentes hay 37; presentes sólo 5: Leal, Meza, Rodríguez, Saldaña, Serna. En otro momento aparece el sexto: Barrios. En la encerrona dijo que no se quedaría. Al final dudó.

7. Rueda de prensa. Gustavo Caballero, líder de la bancada priista, acusó a los diputados ausentes a la sala de sesiones. “Quieren sacar raja política”. Lo que están haciendo los panistas es lo ilegal: “Nos dejaron como novias de rancho”.

luis.petersen@milenio.com