Ecovía, primeros testimonios

Ayer hablaba aquí de Ecovía, de cómo se enfrentaba al reto de convencer: ya se tenía un buen producto, el éxito dependía ahora de una buena gestión y una buena comunicación con los usuarios. El lector Jesús Daniel Garza me aportó su experiencia.

“A cero grados de temperatura quise probar la Ecovía, sin importar que tardara 15 minutos en llegar a la estación más cercana, contra 5 minutos que me toma llegar a la parada de mi ruta habitual.

“Me encontré con una estación cómoda, con calefacción. Observé que no hay bancas o sillas para esperar las unidades, un detalle negativo para mí.

“Tardó 10 minutos en llegar la primera unidad, llena totalmente. No pude subir, igual que otras 3 personas. Tuvimos que esperar 4 unidades más, con intervalos de 10 a 20 minutos entre cada una, y todas pasaron llenas. Después de una hora de esperar, decidí tomar alguna ruta urbana.

“El sistema es bueno, en teoría, pero lo iniciaron después de los plazos que el mismo gobierno se impuso y aparte lo empiezan con pocas unidades. Eso me desanima a usarlo por el momento, porque de por sí es más caro, más lejano para tomarlo y aparte no puedo abordar en 4 intentos…

“De intenciones buenas estamos llenos ya. No entiendo que con tanto tiempo no sepan implementar un sistema al que, francamente, no le veo tanta complicación. Por cierto, ponen jóvenes a responder preguntas, yo expresaba mi duda acerca de qué pasa cuando uno paga en efectivo el Metro y quiere transbordar la Ecovía. No supieron responder. ¿Tengo que comprar alguna tarjeta electrónica para el Metro o como se maneja eso? Porque la última vez quise pagar el Metro con la tarjeta Feria y me comentaron los guardias que sólo se podía pagar con tarjeta Feria en el Metro siempre y cuando uno viniera bajando de un urbano, ya que el sistema lo detecta automáticamente. Si ya tenemos un sistema de tarjeta como el de Feria, que nos dejen pagar con el mismo también en el Metro, se me hace absurdo que no sea así”.

De ese tamaño son los retos. Una gestión correcta y una comunicación adecuada con todos los usuarios.

luis.petersen@milenio.com