Diputados 'chamaqueados'

Nuevo momento de tensión entre Gobierno y Congreso estatales: al recibir el proyecto de Presupuesto 2016, los diputados se toparon con la noticia de que habría nuevos cobros a los ciudadanos. No los esperaban, pero, además, los interpretaron como una forma de sustituir los ingresos por la tenencia.

Si los jefes de bancada habían acordado con el secretario general de Gobierno y con el tesorero la paulatina desaparición de la tenencia y la disminución de los porcentajes a los municipios, cuando se percataron que en el Proyecto de Presupuesto había otros cobros, se vieron obligados a leer ahí un mensaje.

Algunos de ellos sacaron conclusiones. "Nos chamaquearon", declaró el diputado del PRI Héctor García. "Cuando pensamos que habíamos llegado a un acuerdo final, hoy volvemos a cambios que nunca habíamos platicado", dijo el coordinador de la fracción panista, Arturo Salinas.

¿Pueden hacer algo ellos todavía? Sí. Al aprobar en lo general el presupuesto pueden reservar ciertos artículos para su discusión posterior y después hacer observaciones. O aprobarlos previo balconeo: no parece ser una medida muy popular eso de cobrar verificación vehicular y otras cosas a una base tan amplia de la población. Al menos la tenencia es para gente que puede comprar un automóvil nuevo (o más o menos). Los cobros planteados en el presupuesto son para mucha más gente, pueda o no pagarlos.

A muchos les interesará que el gobernador Rodríguez Calderón asuma los costos y los pague con su propia popularidad. Para eso tienen que ponerlo a explicar este tipo de medidas, tomadas cuando había prometido que no lo haría. Sus argumentos seguramente beneficiarán a los adversarios.

En lo que sí tiene razón Rodríguez Calderón es en advertir que así será la tónica del Congreso en los próximos dos años. Pasó de "no los necesito para gobernar" al "váyanse acostumbrando" a enfrentarse al gobernador.

La actual Legislatura, aprovechando que el gobernador no tiene partido, ha decidido plantar un frente crítico para restablecer el equilibrio de poderes en el estado. Lo que logren ahora, no lo destruirán fácilmente en el futuro, piensan. Está bien, sólo que deberán contar también con el hecho de que el Ejecutivo echará mano de todas sus posibilidades para equilibrarlos a ellos. Apelaron a la reciprocidad. La tienen.


luis.petersen@milenio.com