Deporte extremo: de la CEE a la Rectoría

El presidente de la Comisión Electoral se postula para rector de la UANL. Ayer, en una entrevista con Daniela Mendoza, Mario Alberto Garza comentó a MILENIO que si no veía un inconveniente mayor con su familia, hoy mismo estaría registrándose para contender.

O Garza tiene una certeza de que va a llegar a la Rectoría, o de plano le gustan los deportes extremos.

A estas alturas, la certeza sólo podría venir del gobernador electo. Tradicionalmente, el gobernador entrante palomea a quien va a dirigir la autónoma institución. Así ha sido. Jaime Rodríguez Calderón puede continuar tranquilamente con esta tradición. O, como también lo ha comentado, no meter las manos.

Si metiera las manos no solamente sería lo de siempre, también metería a la Comisión Electoral en un serio problema de imagen: el árbitro sería apoyado (¿nombrado?) por el ganador. La lectura del premio al buen comportamiento del árbitro sería prácticamente inevitable. No puede generar más desconfianza.

Sin duda Mario Alberto Garza tiene la capacidad de ser un buen rector y puede ser que para él sea algo bueno. Puede ser que para la Universidad sea bueno: no está con los grupos de toda la vida. Puede ser que para el nuevo gobernador sea también bueno, un independiente para la Universidad (de hecho, ya hay una página en Facebook titulada: UANL independiente...).

Puede ser bueno para quien quieran, pero no para la Comisión Electoral. Sería una lástima que se pusiera un velo de duda sobre algo que salió bien.

No tiene remedio. La memoria de los perdedores se enfocará en dos hechos de la pasada contienda electoral: la negativa de la CEE a verificar las firmas de apoyo al candidato independiente, antes del comienzo de las campañas, y la repentina y tardía decisión sobre los gastos de campaña. Días antes de la elección decidieron que el independiente podía llegar al mismo tope que los candidatos de los partidos.

Si Mario Alberto Garza no la tiene segura, pues sí que es un deportista extremo. Sólo que el riesgo de ese deporte no es sólo para él… sino para la Comisión entera, que por lo pronto ya está por completo alborotada, desenfocada y pensando en todo menos en la elección extraordinaria que viene.

Tenemos diez días para saberlo.

luis.petersen@milenio.com