Convocatoria: ¿cómo evaluar a los políticos?

Muchas conversaciones me han llevado a hacer esta convocatoria. Con mayor o menor seriedad, información, experiencia y pasión, evaluar a los políticos es un ejercicio que todos los ciudadanos acabamos haciendo de vez en cuando, en el café, en el trabajo, en la familia.

El punto es que no lo pensamos mucho. Pasamos de la glorificación a la condena con facilidad. Y normalmente nos quedamos con la convicción de que no hay político honesto y que, por naturaleza, son chuecos y corruptos; tal vez algunos de ellos, por excepción, capaces.

Todos los políticos son corruptos, todos los gobernantes son tiburones. Estas son, entre muchas otras, frases que generalizan e impiden pensar realmente. Es como cuando dicen que todos los hombres son iguales.

Un amigo arquitecto se asombra de que en nuestros juicios sobre los políticos no reconocemos el gris. O es negro o es blanco. Y tratándose de políticos, es negro. Él insiste, creo que con razón, en que debe haber niveles. Si no nos esforzamos para ubicar a los políticos de uno por uno, en distintos niveles, vamos a acabar juzgándolos de la misma manera que el machismo más irracional juzga a las mujeres. Si no es santa, es prostituta; se descubre que no es santa, por lo tanto es prostituta.

Es curioso que nos pasamos buscando la pureza política y cuando tenemos que voltear a ver la realidad, nos caemos de la nube más alta y nos decepcionamos por completo.

¿Cómo evaluar a los políticos sin caer en el ridículo del “todo o nada”? ¿Qué elementos tomar en cuenta? ¿Y con qué actitud? ¿Dichos, hechos, promesas, resultados, relación costo beneficio

Precisamente hoy se cumple la mitad del trienio para los presidentes municipales de Nuevo León. Por eso hoy lanzo esta convocatoria. No puede ser que todos sean igual de buenos. Ni de malos. Pero, ¿qué los distingue?

La fecha es una mera idea, una provocación. Y no se trata sólo, por supuesto de evaluar alcaldes. También diputados, gobernadores, miembros de los gabinete...

Los próximos días me dedicaré a preguntar entre, profesionistas, universitarios, estudiantes y académicos, políticos y ciudadanos tal cual, cómo evaluar a un político. Y por supuesto, espero su opinión. ¿Le entran?

luis.petersen@milenio.com