Consejo Cívico "vs" Jaime Rodríguez: ¿pelea arreglada?

Hace un par de semanas, la directora de Consejo Cívico, Sandrine Molinard, comentó a MILENIO que su institución diseñaba ya los perfiles de quienes ocuparían los puestos de primer nivel en el Gabinete de Jaime Rodríguez Calderón. “Ahorita estamos en eso, trabajando con ellos”, le dijo a la periodista Daniela Mendoza.

En contraste, este domingo, el propio Consejo Cívico circuló un comunicado donde airadamente exige a Rodríguez Calderón que dé “señales claras”. Y reclama: “Continuamos a la espera de conocer públicamente el proceso por el cual se llevará a cabo la captación, evaluación y selección de nuestros próximos funcionarios”.

Es curioso. Miguel Treviño, ex director del Consejo, opera como parte del equipo de transición y está cantado que será miembro del Gabinete. Sin embargo, eso no les resulta suficiente. El extenso y anónimo comunicado es bastante subido de tono: abundan frases como éstas: “Hoy levantamos la voz”, “Hacemos un llamado a Jaime Rodríguez a escuchar… y en su caso a rectificar el rumbo a tiempo”, “Tenemos serias preocupaciones”.

¿Cómo es eso de que el Consejo Cívico oficialmente le levanta la voz a un futuro gobernador con quien tiene más de una liga y que todavía no entra en funciones?

Llama la atención, además, que horas antes de la expedición del comunicado, el gobernador electo compartía la mesa de honor en el Club Industrial con uno de sus grandes apoyos y el principal patrocinador del Consejo Cívico, el empresario José Antonio Fernández.

¿Es una fractura o es un juego? Porque uno está tentado a decir que el comunicado es sólo parte de un pleito arreglado al más puro estilo de Parnassus; exigencia a modo que pudiera ser utilizada por Rodríguez Calderón para abrirse espacio en otras trincheras.

O tal vez no es un juego y estamos asistiendo a una verdadera fractura entre la iniciativa privada y el gobernador electo. El comunicado hablaría entonces de que la IP no está satisfecha con tener a Treviño, o a Turner y Arrambide y buscaría colocar a otros más. Ni estaría satisfecha con los nombres que el propio Bronco baraja para su Gabinete.

Lo que está claro es que la IP no debería estar haciéndola de agencia de colocaciones en la burocracia. Hay empleos por hacer.

luis.petersen@milenio.com