Confianza: hablarle a la gente y explicarlo todo

Llevo días insistiendo en que nuestras autoridades deberían hacer algo contundente para poder subir impuestos sin generar más enojo ciudadano. Ganarse la confianza será un verdadero desafío.

Si le echan un vistazo a los comentarios en redes sociales estarán de acuerdo conmigo. Rabia contra todos: un usuario de Facebook le dice a una autoridad (dejo sólo los insultos indispensables para entender el tono): “Eres puro pedo, mira los baches y aun así tienen el cinismo de andar cobrando tenencia y refrendo. Como si el pinche gobierno fuera muy suelto en pagar las llantas...”.

Junto algunos comentarios: “Yo reporto un bache gigantesco en tu cabeza! Se necesita arreglarlo ya!”; “Dizque por el bien de Nuevo León habrá nuevos impuestos. Ya nos jodió otra vez”; “México lindo y jodido, mientras los políticos se hacen ricos a costa de los ciudadanos...”; “Típico, ya vio dinero, ya le gustó”; “Por favor quiten dinero a los diputados de su megaaguinaldo. Qué vergüenza”. Y un largo y tupido etcétera.

Por otro lado, las autoridades necesitan recursos para cumplir con lo básico. He hablado con varias y tienen claro que el gasto corriente no va a bajar, por más eficiencias que hayan logrado. Sólo los servicios son ahora más caros que lo que reciben. Sin la tenencia o algún impuesto sustituto, nadie la va a hacer.

No nos gusta pagar impuestos, lo sabemos, y mucho menos si los políticos nos dan razones para no cumplir. Y seguimos oyendo que roban, que viven mejor que nadie, que son administradores ineficientes, que tienen cómplices y prestanombres...

La clase política está en uno de sus peores momentos. ¿Qué pueden hacer los gobiernos para recuperar el mínimo de confianza? Algo tan simple y tan contundente como acercarse a sus electores por todos los medios posibles, como explicarles paso a paso lo que se requiere y lo que se gasta, como rendirles cuentas hasta el cansancio, como cumplir las promesas, como hacer votos públicos de austeridad, como enfrentar con todo la corrupción presente...

luis.petersen@milenio.com