Cancerotón, viernes y sábado

Las niñas dicen que tuvieron suerte. El cáncer de cérvix detectado a su mamá estaba en sus primeras etapas y ahora siguen haciendo una vida normal. De cualquier manera, en aquel momento todo quedó trastocado: que una segunda opinión, que a quién le hacemos caso, que vámonos por la vía más fácil… todo eso que suele darse cuando el que menos sabe es el que tiene que tomar las decisiones. El miedo y la falta de claridad acompañaron todo el proceso. La cirugía fue todo menos poca cosa, y el periodo posoperatorio resultó pesado para madre e hijas, aun con el apoyo de los familiares.

Tuvieron suerte, de acuerdo, pero hubo algo más. Particularmente en algunos tipos de cáncer, la detección temprana es clave para el éxito del tratamiento. Y en este caso no fue precisamente suerte el hábito de acudir al médico con regularidad. Tampoco fue suerte la capacidad médica detectar el problema a tiempo, ni lo fue la voluntad de la paciente para decirse a enfrentarlo, venciendo los mitos y mentiras que siempre acompañan nuestros momentos difíciles.

Poco más de 80 mil mexicanos mueren anualmente por cáncer y la cifra ha ido en aumento. No es mala suerte. Es que como sociedad no hemos hecho lo necesario para adentrarnos todos en una cultura de la salud donde se privilegie el conocimiento frente a las creencias. Donde se difundan los hallazgos para poner a las creencias en su lugar. Donde los servicios y las decisiones personales estén orientados por el conocimiento. Es un déficit más de nuestros servicios educativos y de salud. Pero un déficit mortal: en México, 60 por ciento de los casos de cáncer se detectan en etapas avanzadas.

Y las muertes por cáncer son muchas más que las inevitables. El cáncer de próstata, el de cérvix, de lengua, de garganta, de bronquios, están entre los que pueden ser prevenidos, detectados a tiempo y curados. La OMS advierte que cerca de 30 por ciento de los casos de cáncer se pueden prevenir.

No es mala suerte que no lo hagamos. Mañana y el sábado, #Canceroton2015 tiene la meta de construir, en el HU, la primera clínica de previsión del cáncer en México. Cuidarnos y apoyar: en esto somos necesarios.

luis.petersen@milenio.com