Atrapado en sus propias redes

Abril cierra fuerte. Los nueve candidatos (antes diez) a gobernador han calentado motores y han generado un ambiente de cierta tensión. Todos se han presentado como idóneos y han prometido de más. Y, a estas alturas del proceso electoral, algunos también comienzan a quedar atrapados en sus propias redes.

El Bronco hoy es el atrapado.

Los videos en redes sociales que muestran su maltrato a algunas mujeres ya habían generado cuestionamientos fuertes. María Elena Chapa, del Instituto de las Mujeres y Minerva Martínez, de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, habían denunciado las agresiones verbales y exigido al candidato que se disculpara. El Bronco lo negó. No había sido la única vez.

Hace dos días los reporteros le preguntaron a la ex esposa de Rodríguez Calderón, Silvia González, si El Bronco alguna vez la había maltratado. Ella respondió que no hablaría de él si no estaba presente. El Bronco prefirió descalificarla, diciendo que la candidata priista, Ivonne Álvarez, la manipulaba.

Anoche Silvia González, una persona clara, reflexiva y preparada, se decidió a hablar.

El titular de la portada hoy, «El Bronco me golpeaba, por eso me divorcié» es el producto de la entrevista que le concedió a MILENIO y que se publica páginas adelante. Esta vez no hay manera de negar, ni descalificar, ni minimizar.

Hoy es él quien está atrapado en su red. La mañana de ayer tuvo que aceptar que lo que había declarado como patrimonio en Facebook, no era ni la mitad de lo que realmente tiene: el registro público de la propiedad es público y ahí están las escrituras y los contratos de cesión de derechos de parcelas y solares urbanos a su nombre y a nombre de familiares cercanos.

Hay que ver cómo y cuándo presentará formalmente sus declaraciones patrimoniales, pues él mismo prometió que se acogerá a la petición ciudadana 3 de 3 y no hay mucho tiempo.

Pero sobre todo, es muy importante su respuesta ante la declaración que hoy aparece:

los ciudadanos tienen que saber por quién van a votar.

Si no quiere perder lo andado, tendrá que renunciar a todo tipo de mentira en su campaña.

Él y todos los demás, hay que decirlo.

luis.petersen@milenio.com