TRIBUNA FUTBOLERA

Las Águilas de México

Interesante lo acontecido con la convocatoria de Miguel Herrera. Simpático el berrinche de Vucetich. Comprensible, y a la vez no, la reacción de muchísimos anti americanistas. Llamativo el orgullo del americanismo y su entorno. Ante el contexto de devastación de la Selección Mexicana, parece que no había otra solución posible. Repito: parece. Nadie duda, y quien lo haga entonces no ha visto la tabla de posiciones de la Liga MX, que el América es el mejor equipo hoy en día en México. Son líderes generales, tienen una sólida base, su juego colectivo y sus detalles individuales rinden frutos.

Queda claro ya que la Selección que fue a entregarse a Costa Rica es un equipo muy, pero muy inferior, y que esa escuadra no debe de volverse a parar en un terreno de juego. Afortunadamente, así lo considero, el actual campeón de nuestro país tiene una sólida base de mexicanos (y jóvenes) que lo mantienen en la cúspide. Herrera, en esta ocasión, no pecó de soberbio, de pedante ni de inepto; va a lo seguro. Ha tomado una responsabilidad que absolutamente nadie quería tomar. Nadie se atreve a llegar a soportar la hecatombe de estar al frente de un combinado que está a nada de quedar fuera de un Mundial.

Todas esas ideologías acerca de lo detestable que puede llegar a ser el americanismo para muchos, deben quedar fuera de contexto. En pocas palabras, podría ser la esencia del América la que lleve a México al Mundial… o al fracaso. Pero si sucede lo segundo, no será culpa del América; de ninguna manera, porque la Selección está en estado terminal por culpa de Javier Hernández, de Dos Santos, de Aquino… por mencionar a los peores. La culpa, de lo malo (si es que acontece) no deberá ser del América y su gente. Tampoco de Herrera. Y si se llega al Mundial con su aporte, entonces sí, porque seguramente serán plasmados en la cancha.

Cosa diferente es si el ángel exterminador, Peralta, se encarga de pintar una de sus tantas obras de arte en el campo. Situación que tampoco debería extrañar. En lo personal pienso que México ya no debería estar peleando algo. México debería estar ya borrado del mapa futbolístico con miras al Mundial. Decía Vucetich: “gracias Dios, calificamos. Como haya sido”. No, no calificaron gracias a Dios. Está mal dicho, también, “calificamos”. No calificaron, los calificaron (EUA). Sinceramente, ya a estas alturas, espero que no vayan al Mundial. No se lo merecen.