El camaleón peripatético

Dos poemas para la temporada

A través de dos poemas futboleros: “Versos y balón” y “De salida”, el columnista retoma este tema acorde con los tiempos del Mundial en Brasil.

Te dejo estos dos poemas —leo un mensaje del camaleón peripatético en el cuarto donde escribo— para la temporada futbolera.

Versos y balón

Dinero (no me alcanza),

Ocupado (trabajo).

Abril,

Futbol, mujer, agotado,

Distraído.

Ahí va esa foto

Deportiva: soy el de la X.

Destrozo

Tantos versos

Dándoles con el

Balón,

Con la

Cabeza.

Hoy tengo algo más de dinero.

(Treinta de mayo, no trabajo.)

He dejado en tres o cuatro

Vientres inútiles

Otros tantos hijos

Que tenía reunidos.

Mayo

Se me acaba y yo

Descanso del

Balón

Que tantos      

Versos

Me rompe.

Sobre pasajes de dos cartas de Miguel Hernández, desde su pueblo Orihuela, a Federico García Lorca.

De salida

Fue para él

Lo que para Borges

La vejez:

Álgebra,

Espejo,

Inminencia de saber

Quién sería.

Fue para él

Lo que para los Argonautas

De Seferis, conocer

Otra alma,

La suya propia:

Al enemigo

Y al extranjero

Ya él los había visto

En el espejo. 

Fue para él

Lo que la aparición

De los hombres en la isla

Desierta de Crusoe:

Los temió más

Cuando no aparecían;

Cuando por fin

Llegaron —y resultaron

Peores que sus miedos—,

Les hizo frente ya

Sin miedo.

Fue para él

La lección

De bovarismo:

Supo

Que no debía

Buscar manzanas

En los naranjos.

Fue para él

Lo que aquella divisa

Inscrita en la hoja

De cierta espada

Noble, italiana:

“Se il cor

Ti manca,

Non ti fidar in me”:

Supo

Que no sólo el corazón:

Si el talento

También le faltaba,

De nada

Ya, la espada

Serviría.

El futbol

Fue para él

Lo que el mar

Para Conrad:

Ahí

Supo

Quién era.