Decisiones Planetarias

Creatividad, innovación y Marte

Como casi todos sabemos, Silicon Valley es el punto en el mapa donde convergen empresas dedicadas a la innovación y alta tecnología, aunque muchos nos hemos confundido en traducirlo como Valle de Silicona, realmente se refiere al Valle de Silicio, haciendo alusión al material empleado para microchips y semiconductores.Desde la década de los cincuenta hasta hoy, se han instalado compañías que han aportado importantes cambios en la vida de los humanos: HP, Intell, Apple, Ebay, PayPal, Google, por mencionar sólo unas cuantas.Elon Musk nacido en Sudáfrica, y luego radicado en Canadá, llegó a California en los noventa para estudiar en Standford un Doctorado en Física, solamente estuvo unos cuantos días allí y prefirió comenzar a edificar lo que hoy se traduce en tres de las empresas más vanguardistas del mundo: SpaceX, Tesla Motors y la recién incorporada a la Bolsa Mexicana de Valores, SolarCity; esto sin contar que es fundador de PayPal.Tesla Motors, es una armadora de carros que arrancó operaciones en 2003; se ha especializado en diseñar, crear y poner a la mano del consumidor automóviles movidos con motores eléctricos, como Nissan con su modelo Leaf, el Volt de GM y el recién lanzado auto-inteligente de Google. Su primer modelo, el deportivo Tesla Roadster, vio la luz en el 2008, actualmente se han vendido más de tres mil unidades y apunta a que irá exponencialmente en aumento.Por otro lado, SpaceX, la futurista empresa de Musk, tiene un contrato firmado con la NASA para realizar 12 expediciones al espacio exterior. Musk y su equipo diseñaron un cohete reutilizable; apenas hace unas semanas pudieron presumirlo en unos videos impresionantes en su página de internet, con lo cual probaron que significará una sustancial reducción de costos.Musk ha creado su visión del futuro cercano compuesto por Energías Renovables, Inteligencia Artificial, Internet, Genética y Vida Interplanetaria, estos serán los temas con los cuales podremos hacer frente a los retos, amenazas y riesgos de la civilización. Claro está que al maravilloso coctel abría que agregarle un nuevo contrato social donde la colaboración y el humanismo estén por encima de todo. 


lmmc1978@yahoo.com.mx