Opinión

Todos a votar por Puebla

Espero estimados y finos lectores que al momento de leer estas líneas ya hayan votado, ya que Puebla ha vivido estas elecciones intermedias en un clima de tensión como nunca se había visto en otras elecciones, en interminables acusaciones entre candidatos, con o sin fundamento, llevó a una inaceptable y antidemocrática pelea entre iguales.

Desde mi punto de vista, la ineficaz guerra sucia lo único que deja son heridas abiertas que serán difíciles de resanar por quien gane la elección, es importante marcar que el jueves pasado se reunieron los representantes de todos los partidos en un ambiente de apertura y diálogo constructivo, llevándose a cabo la reunión entre representantes de los candidatos que participan en la jornada electoral de este domingo y el Secretario General de Gobierno, Diódoro Carrasco Altamirano, en donde se destacaron los siguientes puntos: quedó instalada la mesa; que existe un diálogo y comunicación permanente; que los integrantes realizaron este viernes una visita al Complejo de Coordinación, Control y Comando de Seguridad C-5, para conocer su funcionamiento y, a petición de partes, se incorporó al grupo, el delegado regional de la SEGOB, Juan Salgado Brito. 

Todos los partidos estuvieron debidamente representados.  Asistieron, Víctor León Rueda, representante de la candidatura independiente de Ana Teresa Aranda; Javier Lozano Alarcón, representante del candidato de la Coalición Sigamos Adelante; Rogelio Cerda Pérez, representante de la candidata de la Coalición PRI, Partido Verde y PES, además, Eric Cotoñeto Carmona, representando a la candidata del Partido de la Revolución Democrática. 

Hay que recordar que nos debe quedar claro, que la democracia no termina cuando  votamos, sino es  ahí donde empieza y la responsabilidad de que la democracia se consolide nos corresponde a todos los ciudadanos. 

Estos días han sido de reflexión, fuimos saturados de información, los partidos nos inundaron de mensajes “spots” en TV, Radio y en Internet, esta elección es de una situación excepcional, sin embargo lo que importa ahora es imponer la normalidad democrática y esto es que la elección de este  5 de junio se lleve a cabo en absoluta libertad sin temor ni miedo alguno. 

La mayoría de electores somos gente de clase media y popular que vivimos de nuestro trabajo, somos obreros, empresarios, trabajadores, asalariados, comerciantes, profesionistas, elementos de la economía informal, autoempleados, estudiantes, campesinos, etc. que tenemos necesidades económicas que satisfacer diariamente, y que por lo tanto, es necesario que como sociedad estemos unidos y protegidos contra un proyecto político de confrontación, de odio clasista o de guerra sucia entre candidatos que no conduce socialmente a ninguna parte y que no conviene a nadie, porque cancela las opciones de desarrollo del Estado y por lo tanto a las propias en nuestro entorno individual y familiar.

El que gane este domingo la elección tendrá un mayor grado de legitimidad toda vez que  resurgirá del lodazal que todos los partidos convirtieron la arena electoral, y que esto bastará para que el ganador o ganadora legitimen a su partido y/o coalición y que inmediatamente limen las asperezas y convoquen a la unión de los poblanos en un solo tema, el progreso social y económico del estado de Puebla.