Opinión

Septiembre, mes patrio y del infortunio

La nación está desgarrada por los huracanes, temblores, socavones, tuiterazos  y demás desgracias que se acumulan en este llamado mes de la patria.

Y así, se presume que los mandos de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), impidieron que personal de la Secretaría de Educación Pública (SEP) verifique la infraestructura de las escuelas en Oaxaca, tras el fuerte sismo de 8.2 grados que ocurrió el 7 de septiembre pasado.

El secretario de Educación, Aurelio Nuño, criticó a la CNTE por tales acciones, sin atreverse a encararlos directamente, a solicitar su ayuda, para que se mitigue el pesar de los oaxaqueños y chiapanecos en esta desgracia de proporciones catastróficas ¿En dónde están? ¿Qué están haciendo por sus paisanos o sus alumnos? Nada, igual que los partidos, incluidos Morena. No se han manifestado para la ayuda inmediata de nuestros hermanos, los representantes populares de Morena están más preocupados por lo que le pueda suceder a Kim Jong Un y a Norcorea.

Chiapas y Oaxaca necesitan, realmente, de todos nosotros para su pronta recuperación. Asistamos a los módulos de ayuda y acopio para realizar donaciones y mitigar un poco el dolor humano.

Por otro lado, está el cisma que ocasionó a Morena, Ricardo Monreal,  quien luchó incondicionalmente junto al “peje” por más de veinte años de su vida. Lo acompañó en la construcción de lo que el ex priista llama “el movimiento social más importante de la historia reciente del país”. Pero su partida del movimiento es inminente. Cometió una gran herejía al atreverse a cuestionar públicamente la encuesta ordenada por Andrés Manuel, quien puso a Claudia Sheinbaum en la antesala de la candidatura a jefa de Gobierno de la CDMX. Enorme es el socavón que le está infringiendo a Morena ya que dirigentes sociales del partido, es decir, de los que votan  con más de 50 mil firmas, solicitaron en el CEN de Morena la repetición de las encuestas. 

Ricardo Monreal, al que no le conocía su faceta católica y poética, ha dejado a su mentor con la nomenclatura de Morena con una sola frase, “que Dios ayude a Andrés Manuel”.

En Puebla, Morena se divide en dos bandos, en los ex priistas comandados por el diputado Alejandro Armenta Mier y Luis Miguel Barbosa Huerta y, por el otro, el presidente municipal de San Pedro Cholula, José Juan Espinosa, y el enviado del mesías, Enrique Cárdenas, que no tiene ni idea en qué partido se metió y cómo le va a ir, ya que en los corrillos políticos de Morena sólo lo califican de gandalla y advenedizo, por lo que se vaticina un tsunami político de pronóstico reservado. 

Así, de estos dos bandos podemos deducir lo siguiente:

Estos personajes de la picaresca poblana dentro de la competencia interna de Morena, presumen sus logros como gandallas y son la envidia del “agandalle institucional”. Estos son cobijados por sus víctimas, son hasta queridos y admirados, arropados por la esperanza y ceguera de los que aún creen en su liderazgo; sólo aspiran a ser simples pejezombis y ser tocados algún día por el dedo del mesías que todo lo puede y todo lo sabe, en fin, el omnipotente. 

Que vivan los héroes que nos dieron patria y libertad. Miguel Hidalgo y Costilla, Ignacio Allende, Josefa Ortiz de Domínguez, José María Morelos y Pavón, Vicente Guerrero y Agustín de Iturbide.