Opinión

Qué más podemos regatear a Moreno Valle

Moreno Valle abrió el 2016 con la inauguración de uno de sus proyectos más ambicionado, el teleférico de la capital poblana que se suma con la rueda de Angelópolis, la renovación del estadio Cuauhtémoc, así como el puente de Bubas, obras que dan más brillo al sexenio, logrando que la capital poblana fuera visitada por el turismo nacional e internacional por 3.5 millones de visitantes y dejando una derrama económica jamás concebida. 

Me pregunto qué posibilidad habrá en la próxima elección, que estas obras y muchas más produzcan efectos en el ánimo del ciudadano al momento de que los electores estén en las urnas este año, yo creo que positivas porque la gente entiende que la devaluación del peso y un eventual impacto en la inflación y otras variables que disminuirán la calidad de vida de las familias, no es debido a las políticas públicas de Moreno Valle, si no de la presidencia de la república. 

Considero que este año y según las encuestas a las que he tenido acceso, las preferencias ciudadanas para la mini gubernatura del estado de puebla, serán para PAN.

Tony Gali, PAN, PRD, unidos por Puebla, en ese orden y también mucho influirá la obra pública en el Estado, la baja en el consumo doméstico de la electricidad y ahora la de las gasolinas, y el obsequio de los uniformes y útiles escolares. 

La evidencia apunta para que en julio del 2016 los electores estén  influidos más que por las ayudas económicas, por el substancial mejoramiento del transporte público, la oferta de trabajo bien remunerado, la potencial derrama económica de los turistas y el alta de las remesas, de los poblanos en el extranjero. 

En general en cada municipio por muy humilde que sea este, se ve obra, hay un hospital y una entrada digna, y unas nuevas oficinas que hacen más eficaz la administración de los municipios. 

Tenemos mando único, obediente y bien calificado, sin arrastrar problemas de tráfico de enervantes y menos de secuestros o chantajes, efectivamente hay problemas con el robo de hidrocarburos pero como es bien sabido fue extirpado de sus raíces.

En lo político administrativo desgraciadamente o afortunadamente en una fuerte, muy fuerte reingeniería administrativa se desburocratizó el estado,  es decir el trabajo que hacían diez personas ahora lo hacen siete, y las secretarías de Estado, los titulares hasta ahora han demostrado capacidad técnico administrativa y no han permitido que las bases rebasen los límites de la seguridad laboral, y dando la sorpresa que en la general de gobierno tenemos a un Oaxaqueño de primer nivel como lo es  Diódoro Carrasco que ya fue gobernador y que tiene una amplía amplísima visión política. 

Al gobierno de Moreno Valle qué más podemos regatearle, en la próxima elección se despejará la incógnita de cuánto respaldo popular obtiene la dupla, Gali-Moreno Valle, a partir de ahí sabremos la intensidad de los aportes innovadores y en qué medida vigorizan la deteriorada situación del sistema de partidos en la que nos encontramos inmersos.