Opinión

La partidocracia o partitocracia

La partidocracia o partitocracia se trata de un neologismo empleado para definir la burocracia de los partidos políticos. Según el filósofo Gustavo Bueno "la partitocracia constituye una deformación sistemática de la democracia. Cada partido tiene sistemáticamente que atacar al otro". Asimismo, para la teoría antiliberal, "la partitocracia es aquella forma de Estado en que las oligarquías partidistas asumen la soberanía efectiva", como lo enunció Gonzalo Fernández de la Mora. Su desarrollo suele venir aparejado con los sistemas parlamentarios.

Cuando una sociedad atraviesa por un peligroso trance, son las instituciones y las organizaciones, ya sean gubernamentales o no, las que deben irrumpir democráticamente sobre la situación extrema y tratar de dar alguna solución. Esto debiera ser un ideal dentro de la teoría política. Pero una cosa es la teoría y otra muy diferente es la práctica defendida sobre el hecho concreto.

Las instituciones públicas cargan pesadas estructuras burocráticas que impiden un avance de la inteligencia y de la eficacia. Existen otras instituciones que no utilizan ningún tipo de filtro a la hora de denunciar mafias corruptas, ¿por qué?, porque todos algo tienen que ver. Intereses que se involucran convirtiéndose en una situación normal, sin que den cuenta del peligro y del daño que ocasiona.

Y si estas no pueden hacer nada por la corrupción instalada en nuestra sociedad es porque también esta corrompida la púber democracia en la cual vivimos.

Ya Montesquieu, lo entendía, este principio se corrompe, no sólo cuando se pierde el sentido de la igualdad, sino también cuando se adquiere el sentido de igualdad extrema, y cuando cada uno quiere ser igual que aquellos a quienes escogió para gobernar. Se pierde el respeto a las leyes y la toma de decisiones, la República se destruye, se va ahogando. También se ahogan los valores primordiales como son la solidaridad, la voluntad, la soberanía, el orden y el amor, inclusive la educación. Particularmente, en el caso de México, existe corrupción en los dos sentidos, es decir que el daño puede llegar a ser hasta en algunos casos irreparable.

Dentro de las posibilidades de disminución de la corrupción es necesaria la denuncia de cualquier indicio de corrupción, se deben limpiar y purgar a las organizaciones que han perdido la credibilidad con el suero de la verdad, esta no es una tarea simple. Lo realmente necesario es la incorporación en la política como método y/o asignatura, la transparencia y rendición de cuentas.