Opinión

La línea doce del Metro y Marcelo Ebrard

La Comisión Especial de la Cámara de Diputados dictaminó sobre la línea doce que Marcelo Ebrard, Mario Delgado y Enrique Orcacitas son culpables: del uso indebido de facultades, ejercicio abusivo de sus funciones y peculado.  El 24 de noviembre del 2004 es una fecha que no se nos puede olvidar, ya que a las nueve de la noche cientos de habitantes de San Juan Ixtayopan, en la delegación Tláhuac, matan a golpes y prenden fuego a dos agentes de la Policía Federal Preventiva (PFP); un tercer agente es rescatado mal herido, por elementos de la procuraduría capitalina. 

Marcelo Ebrard como jefe de la policía del Distrito Federal a raíz del caso Tláhuac, se le responsabiliza por estas injustificadas muertes. 

Nadie explica cómo fue que los elementos policíacos no pudieron ser rescatados con vida a pesar del tiempo que pasó entre su detención y su asesinato.

A la mañana siguiente de los hechos, Andrés Manuel López Obrador condena la violencia y pide no politizar los eventos de Tláhuac.

La PGR investigó la negligencia en la que pudieron incurrir autoridades del Distrito Federal durante el linchamiento.

El entonces  Presidente de la República  Vicente Fox culpó al gobierno del DF por los linchamientos, el jefe de gobierno capitalino evitó cualquier confrontación con el Presidente y defiende la actuación de Marcelo Ebrard al frente de la policía del Distrito Federal, es decir avala la muerte de policías federales por parte del pueblo bueno.

Ebrard respondió que se trata de una decisión política que busca culpar al gobierno del Distrito Federal de lo ocurrido en Tláhuac. Y como premio a la muerte de estos policías, López Obrador nombra a Ebrard Secretario de Desarrollo Social del Distrito Federal y lo perfila hacia la jefatura del Distrito Federal.

Por su parte la Presidencia de la República responde que Ebrard fue destituido por inepto, incapaz e insubordinado.

Ahora resulta que de nueva cuenta Marcelo Ebrard se encuentra inmiscuido en un brutal saqueo a las arcas del Distrito Federal, al haber invertido la cantidad de cuarenta y cuatro mil millones de pesos, mas lo que se siga acumulando en la línea doce del metro y ahora se justifica diciendo que es un complot en su contra confabulado desde los Pinos y por el PRI.

La izquierda y en este caso el PRD, debe solicitar que se le investigue a Marcelo Ebrard y por ningún motivo deberá hacerlo candidato. Evocar a Abarca y a Julio Cesar Godoy. Acordemos que la historia no perdona, y mucho menos olvida.