Opinión

Sobre el ébola y otras epidemias

La humanidad siempre ha estado unida a  las epidemias y pandemias que afectan el curso de la historia, del desarrollo de civilizaciones enteras cambiando generalmente la forma como concebimos el mundo que nos rodea.  Han cambiado la forma de pensar de nuestro interactuar con el planeta y han modificado el orden político social en algunas ocasiones.

Las epidemias y pandemias por lo general han surgido y se han propagado en tiempos en los que se ha dado un gran intercambio comercial, grandes guerras o sobrepoblación en áreas pequeñas con escasos servicios de salud e higiene, entre otros.

Las epidemias son definidas como enfermedades de transmisión viral que afectan o se presenta en la población de un territorio específico, zona que no abarca más allá de algunos países que, por lo general, comparten fronteras. Una epidemia es “más fácil de ubicar y delimitar geográficamente” y afecta a una población más pequeña.

En América la viruela llegó en ese segundo viaje de Colón a tierra americana. Los nativos americanos fueron inmediatamente contagiados por ser una de las poblaciones susceptibles a ese padecimiento en aquel tiempo ni la viruela ni el sarampión eran enfermedades peligrosas para las personas adultas, sólo para los niños. Sin embargo, la viruela produjo serios daños a la población indígena, que no había estado en contacto con la enfermedad.

Actualmente, el virus del ébola ha resurgido en las últimas semanas  en el continente Africano, este padecimiento debe su nombre al río Ébola de la República Democrática del Congo, antes Zaire, donde fue identificado por primera vez en 1976. Desde su descubrimiento, diferentes cepas de ébola: ébola-Zaire, ébola-Sudán, y ébola-Tai Forest; han causado epidemias con un 50% a 90% de mortalidad en la República del Congo, Costa de Marfil, Gabón y Uganda. El Virus ébola es el causante de la fiebre hemorrágica viral de ébola, una enfermedad infecciosa, altamente contagiosa y muy severa que afecta a todo tipo de mamíferos y primates, incluidos los seres humanos.

El virus se transmite por contacto directo con líquidos corporales infectados como la sangre, la saliva, el sudor, la orina o los vómitos. El período de incubación varía de 2 a 21 días, lo más normal es de 5 a 12 días. El receptáculo del virus ébola, según algunas aproximaciones de investigaciones, podría ser un tipo de murciélago de la fruta y el virus aún se encuentra vivo en África. En aquel año de 1976 murieron alrededor del 85% de los infectados.

En el proceso de desarrollo de estos nuevos virus nos obliga a replantear los procedimientos de contención de enfermedades, es asombroso que seres tan microscópicos, como son los virus, nos puedan poner en jaque como especie, y que incluso puedan definir nuestro destino como seres humanos, lo que debe hacernos apreciar más y respetar las leyes de la naturaleza.