Opinión

Un asunto preponderante

Después de la polémica acaecida la semana pasada y protagonizada por la diputada independiente del PRD Purificación Carpinteyro asignada como secretaria de la Comisión para regular el mercado de las telecomunicaciones, continúa su curso la reforma en esta materia.

El valor anual estimado del mercado de las telecomunicaciones en México es de treinta y cinco mil millones de dólares al año aproximadamente, que es cinco veces más grande que el valor de la industria del entretenimiento en televisión, de ahí las acusaciones, traiciones, calumnias y todo lo que sea necesario por ganarse la rebanada más grande de este enorme pastel.

En esta lucha entre empresas, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) le dio la razón a los adversarios de Carlos Slim, al considerar que sí realizaron una concentración, es decir una fusión que no fue informada, entre Telmex y Dish y debe ser considerada preponderante.

Lo que nos lleva a cuestionarnos ¿qué es preponderante? Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española lo define así: “preponderante. 1. adj. Que prevalece o tiene cualquier tipo de superioridad respecto a aquello con lo cual se compara.”

Pasando al ámbito económico, la nueva ley en Telecomunicaciones define a las empresas dominantes como “agentes económicos preponderantes”, para someterlos a una regulación que impide prácticas anti-competitivas o monopólicas. Una empresa preponderante es la que tiene 50% o más del mercado, en el sector de telecomunicación y en el sector de radiodifusión.

En materia de radio y televisión abierta, la ley secundaria que debaten sólo determina la dominancia de una empresa por sector, no por servicio, dejando terreno libre para la hegemonía de Televisa, que tiene el 70% del mercado de televisión, claramente es un agente económico preponderante en el servicio de televisión abierta, y merece también una regulación para no tener prácticas anticompetitivas.

Así, el pasado jueves de esta semana, después de tres meses de negociaciones entre las principales bancadas, las leyes secundarias de la reforma en telecomunicaciones quedaron aprobadas en comisiones del Senado mexicano. La legislación quedó avalada en una votación dividida, por 25 votos a favor y cinco en contra.

Las reglas de competencia económica tienen el propósito de limitar la acción de los monopolios, basándose en la idea de que éstos producen efectos nocivos sobre la economía, particularmente la explotación desmedida hacia el consumidor.

Luego entonces Carlos Slim, Telcel y Telmex y Emilio Azcárraga Jean, Televisa, deben de invertir una parte de sus fabulosos excedentes en mejorar, el primero, la telefonía mejorando las tarifas y en general invirtiendo en este país tan generoso con ellos y el otro, en el contenido y ampliación de su televisión, so pena de ser estatizados.