Opinión

Trump, México y la Ley del Talión

Los hombres recurren a la historia en su afán de comprender el presente y de visualizar mejor el futuro, de aprender a evitar las equivocaciones que cometieron sus antecesores, por ello no es casual que todos los grandes movimientos recurrieran constantemente a la historia y estudiaran la experiencia de la lucha del pueblo por su libertad, pero todo cambia en el caso del presidente electo de los Unidos Donald Trump, quien entre sus primeros actos de gobierno anuncia la deportación masiva de mexicanos, según él porque son asesinos, drogadictos, violadores, traficantes de drogas, etc., etc. que serían de dos a tres millones de indocumentados. 

Por lo que nosotros debemos de prepararnos para recibir a estas personas recurriendo a la historia, por lo que propongo que si en México hay un millón y medio de “gringos”, estos podrán ser materia de cambio por lo que se le debe proponer a Trump el 2x1, es decir, nos regresan dos y les regresamos uno; teniendo como antecedente histórico la anexión de Texas en 1845  con partes de la actual Colorado, Kansas, Nuevo México, Oklahoma, California y Wyoming, agregó una buena parte de territorio a los Estado Unidos de Norteamérica. Irónicamente Texas ahora es completamente republicano y anti inmigrantes. 

Trump amenaza renegociar los tratados de libre comercio; pero este no es el único ya que México cuenta con una red de doce tratados de libre comercio con cuarenta y seis países, en el caso particular que nos ocupa el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en inglés North American Free Trade Agreement (NAFTA) es un acuerdo regional entre los gobiernos de Canadá, de los Estados Unidos y de México para crear una zona de libre comercio, con un costo reducido para el intercambio de bienes entre los tres países que entro en vigor en 1994. Por lo que a cambio debemos de solicitarle la revisión de los tratados de Guadalupe-Hidalgo con los que los americanos se anexaron casi la mitad de nuestro país. 

En pasados días, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, dijo sobre el nuevo capítulo de Estados Unidos con México: “Habremos de trabajar con enorme pragmatismo para acordar lo que es útil para México y para toda Norteamérica y siempre en defensa de principios básicos que no son negociables como nuestra soberanía, el interés nacional y la protección de nuestros connacionales”. 

Andrés Manuel López Obrador, dueño absoluto de Morena no desaprovechó la oportunidad para volver a autopromocionarse diciendo que “tenemos que salir adelante, no va a haber problemas mayores, se los aseguro, porque vamos a hacer valer nuestro derecho a la soberanía… Considero que fue un error de los integrantes de la mafia del poder en México tomar partido, se olvidaron del principio de la no intervención y de la autodeterminación de los pueblos”. No cabe duda, con Trump y el Peje, Dios los cría y ellos se juntan. 

En el 2015 sumaron 25,000 millones de dólares por concepto de remesas. Había unos 11.1 millones de inmigrantes indocumentados entre mexicanos, sudamericanos, africanos, asiáticos, etc.,  viviendo en Estados Unidos en el 2014, lo que representa el 3.5% de la población total. De cualquier manera, la cantidad de migrantes indocumentados sugieren que la promesa de Donald Trump es complicada de llevar a cabo, debido a la cantidad de personas que se encuentran en esa situación migratoria. Las cifras sugieren que sería una labor irrealizable a menos que se use la fuerza bruta. Si son tocadas las remesas de nuestros connacionales veremos la forma de incautarles industrias americanas asentadas en nuestro país.  

Y apelando a la historia, recordando a Franco, a Musolinni, Hittler, Fidel, Chávez, Maduro, etc. en su momento amasaron y elaboraron un país iluminado según sus ideas y sus realidades, por lo que de nuevo con Trump vuelven a surgir, ante nuestros ojos, las dudas las vacilaciones los tanteos, que conllevan a que México vuelva a padecer signos de opresión por los vecinos del norte como enseñanza de la historia, por lo que deberemos de reafirmar y ofrecer la lucha por nuestra libertad y felicidad.