Opinión

Triste historia de Purificación Carpinteyro

Fue en la década de los ochentas que se detonó la aplicación de políticas económicas de tipo neoliberal, la figura del empresario exitoso y en este caso político, ha sido explotada como un referente para la sociedad. Sin embargo, la vinculación de los empresarios con la política ha sido cuestionada en más de una ocasión, principalmente por temor al uso que pueden hacer de información privilegiada o anticipada, corregida o aumentada; es decir, competir en un plano desigual con el resto del sector empresarial y al mismo tiempo aumentar sus recursos personales con la utilización de datos que otros no poseen o la utilización de leyes que uno mismo impulsa, como en el caso que nos ocupa.

Purificación Carpinteyro diputada independiente del PRD, asignada como secretaria de la comisión para regular el mercado de las telecomunicaciones, ya ha empezado a sufrir en propia carne el famoso dicho “al que hierro mata, a hierro muere” en virtud de que se filtró en los medios una conversación sostenida con un empresario de telecomunicaciones en donde le manifiesta que se sacaron la lotería con la ley de telecomunicaciones, proponiéndole un negocio millonario, y en lugar de dar una disculpa ha optado por dar una versión de que ella tiene derecho a hacer negocios desde su curul con quién más le plazca, olvidándose en primer lugar que es diputada, en segundo lugar que es la secretaria de la comisión encargada de las leyes secundarias de telecomunicaciones, y a además aduce en su defensa que quiere golpear al duopolio televisivo y a Telcel de Carlos Slim.

La diputada responde que no ve ningún conflicto de interés y asegura que busca ser parte de un negocio de telecomunicaciones una vez que deje la legislatura, situación que puede constituir un delito.

En la llamada, de casi ocho minutos, muestra a la diputada Carpinteyro exponiendo a Gutiérrez Becerril cómo funcionaría el modelo de negocio, se le oye decir: “Ya nos sacamos la lotería. Imagínate un MVNO (Operador Móvil Virtual de Telefonía) con una fuerza de ventas, con un canal de distribución estilo Amway (multinivel)”, y por supuesto que es fácil sacarse la lotería cuando uno mismo es el que sabe los números ganadores.

En México cada vez hay más conciencia respecto de la necesidad de poner barreras entre los negocios y la política. Más allá de lo que dictan las leyes, se trata de que ninguna actividad económica interfiera en la conducción política del país.

De esta manera, existen muchos purificados políticos que participan del mundo privado, este modelo de político empresario neoliberal es parte del imaginario colectivo y se valora positivamente a pesar de que sea esta la causa de las grandes desigualdades que ha generado el sistema en México: la vinculación permanente entre el poder empresarial y las decisiones políticas.