Opinión

Supervivencia a la clase media

El término clase media es un grado o estamento de la estratificación de clase social que se aplica a las personas con un nivel socioeconómico medio que se sitúa entre la clase obrera y la clase alta.

Por lo general, también se han hecho divisiones de clase media en secciones: nivel socioeconómico C+ (clase media alta), en este segmento se consideran a las personas con ingresos o nivel de vida ligeramente superior al medio; nivel socioeconómico D+ (clase media baja) en este segmento se consideran a las personas con ingresos o nivel de vida ligeramente por debajo del nivel medio, es decir es el nivel bajo que se encuentra en mejores condiciones (es por eso que se llama bajo/alto o D+).

En la década pasada la clase media en México creció al 50 por ciento y registró el mayor aumento en términos cuantitativos. Aunque la población con dicho estatus corre un alto riesgo de perderlo, según declaró el Banco Mundial en noviembre del año pasado.

La vulnerabilidad del estatus de “clase media” se debe a la fragilidad de los ingresos mensuales que tienen los nuevos miembros de este segmento pues la mayoría se ubica en el escalón más bajo.

El problema radica en que la distancia entre un nivel socioeconómico y otro es muy corta. En México hablamos de una clase media dividida: los que aún pertenecen al nivel socioeconómico clase D+ sólo llegan al final de la quincena; la clase media propiamente, cubre sus necesidades básicas y accede a entretenimiento; y la clase media-alta o C+, son los que menos peligran en caso de una crisis.

Ahora con la reforma hacendaria todo indica que la clase media será pulverizada; ya que aumentaran a esta clase los impuestos, y yo como dice Sabina Berman: “Pagaré más impuestos cuando Raúl Salinas regrese su fortuna mal habida al fisco; pagaré cuando Humberto Moreira, el exgobernador de Coahuila, devuelva al erario los 33 mil millones que despareció, y sea encarcelado por las facturas falsificadas que presentó a la Secretaría de Hacienda; pagaré cuando los políticos cesen el saqueo de la Patria y ellos mismos no estén exentos de pagar impuestos. Aristócratas en una República. Príncipes en una Democracia...”

Y como siempre la clase media está en la mira de la clase política, justificando el fracaso de sus políticas populistas clientelares. De nueva cuenta estaremos conformes en tragarnos la semilla de la esperanza, para que nuestro país retome el camino que nos conduzca a la estabilidad económica, pero si esto no se consuma estaremos dispuestos a pasar la página de la historia para que la niebla que envuelve al presente gobierno no nos siga impidiendo ver los rayos del sol.