Opinión

Quiero vivir cinco años más


Larry Young, profesor de psiquiatría en la Universidad de Emory USA estudia las bases neurológicas de los comportamientos sociales complejos. Young piensa que la evolución humana incorporó un circuito cerebral antiguo que tenía como fin fortalecer el vínculo entre la madre y su hijo durante la lactancia. Ahora ese circuito también sirve para fortalecer el vínculo entre las parejas. ¿El resultado? Los hombres, al igual que los bebés, amamos a los senos.

La atracción por los senos "es un efecto en la organización cerebral que ocurre en lo humanos heterosexuales cuando pasan por la pubertad", afirma Young. "Esto activa este circuito femenino uniendo más a la mujer con su pareja. Es un comportamiento que ha evolucionado en los hombres para estimular el circuito maternal de apego".

La antropóloga Fran Mascia-Lees de la Universidad Rutgers, quien ha escrito extensamente sobre el papel evolutivo de los senos, dice que no a todos los hombres se sienten atraídos por ellos: "Siempre es importante cuando los biólogos evolucionistas sugieren una razón universal para explicar un comportamiento o una emoción, pero ¿dónde quedan las razones culturales?". En algunas culturas africanas, por ejemplo, las mujeres no se cubren los senos y los hombres no suelen encontrarlos tan estimulantes, y acá en nuestra cultura algunos hombres les parece más atractivo las nalgas.
Observar, mirar, ver los atributos femeninos podría alargar unos cinco años la vida, un estudio realizado en Alemania así lo señala.

El estudio realizado por científicos alemanes recientemente publicado en la revista especializada británica New England Journal of Medicine, reveló que los hombres que tienen una fijación importante por los pechos de las mujeres podrían llegar a vivir hasta cinco años más que el resto.

El cómputo es simple "sólo mirar 10 minutos los encantos de una mujer bien dotada es casi equivalente a un trabajo de 30 minutos con ejercicios aeróbicos", declaró la doctora Karen Weatherby, encargada del estudio, pido disculpas por adelantado a todas las mujeres por mi natural fijación a los senos.

El estudio determinó que quienes observaban con más detenimiento y fijación los senos de las mujeres tenían menos problemas de enfermedad arterial coronaria.

"La excitación sexual hace que bombeo del corazón mejore la circulación sanguínea", explicó la doctora Weatherby, quien enfáticamente dijo "no hay dudas de que el hombre que mira los senos los hace más saludables".

En conclusión, mujeres no lo tomen a mal y en especial las feministas, el estudio determina que poner los ojos en los atributos femeninos algunos minutos al día disminuye el riesgo de apoplejía y ataque cardiaco.