Opinión

¿Purgar o no purgar? Esa es la cuestión

La dirigente estatal Socorro Quezada junto con varios militantes del PRD poblano, solicitaron al Comité Ejecutivo Nacional (CEN)  “purgar” del partido, según ella,  a los principales orquestadores de la fallida unificación del PRD con el PAN para designar candidato a la mini gubernatura. 

Entre los acusados están Luis Maldonado Venegas, ex secretario general de Gobierno y actual diputado federal, Carlos Martínez Amador, diputado local y presidente del Congreso poblano, además de Miguel Ángel de la Rosa, Arturo Loyola González y Julián Rendón Tapia, entre otros, que en este caso vienen siendo los más importantes bastiones que el PRD tiene en el estado. 

Sin olvidar que ellos son los militantes más activos del partido y los que han presentado propuestas más modernas y vanguardistas, no solo al interior del partido, si no a la sociedad poblana. 

En los estatutos del partido y las normas aplicables, no encuentro la palabra “purgar”, si no al contrario se respeta la disidencia en el partido nombrándosele expresiones; pero lo que si encuentro es que los ahora “purgadores” del PRD estatal, Eric Cotoñeto Carmona y Socorro Quezada Tiempo, no han  cumplido la obligación de la Transparencia y la Rendición de Cuentas, no han hecho pública la información financiera y patrimonial del partido, no han rendido informes ni han solicitado auditorias. Ni siquiera se sabe con precisión cuáles son los montos que, a discreción, ambos han ejercido. 

Que el Estatuto del PRD establece que el Comité Estatal, cada tres meses, debe informar de manera detallada al Consejo Estatal lo relativo a las actividades y las finanzas del partido, presentarle anualmente el presupuesto y el informe de gastos, y además, publicar dicha información en la página electrónica del partido, y es el momento que no se ha cumplido nada de esto. 

Para contrastar esta “purga”, en el Mercado Hidalgo un joven aún no identificado fue encontrado sin vida y junto a él una jeringa hipodérmica de las usadas para inyectar droga, presumiblemente llena de heroína, que se vende en ese lugar conocido como el picadero, triste y lamentable es evidencia del tráfico de drogas controlado por la familia Sarabia, siendo Rita Amador la cabeza principal. 

Que así las cosas, es necesario recordar que nuestra flamante candidata oficial del PRD a la mini gobernatura es parte, al menos por omisión, responsable de proteger a la cabeza visible del narcotráfico del lugar ¿y por qué lo digo? Porque el 17 de febrero del presente año, vía Twitter Roxana Luna hizo pública la propuesta a la líder de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes 28 de Octubre, Rita Amador para participar en el proceso electoral rumbo a la minigubernatura. Roxana Luna tuiteó textualmente: “Hoy puse en la mesa del CEN la invitación hecha a Rita Amador a participar en el proceso electoral”. 

Si bien el PRD a lo largo de su historia se ha conformado por las llamadas tribus, en ningún momento, pese a su respectivas diferencias, se propuso purgar, excluir, o expulsar de sus derechos a una corriente u otra fracción, al contrario, las diferencias de opiniones y los conflictos moderados es lo que hace avanzar a un partido.