Opinión

“Puebla es nuestra casa y México nuestra causa compartida”

“Puebla es nuestra casa y México nuestra causa compartida” con esta memorable frase se enmarca lo que fue el cuarto informe de Gobierno de nuestro carismático gobernador Rafael Moreno Valle con la asistencia de 19 gobernadores del país, como fue constatado en el helipuerto improvisado en la zona de la gran Estrella; el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza en representación del Presidente Enrique Peña Nieto; el Presidente de la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles; y demás invitados especiales y uno que otro colado. 

Estoy convencido, porque está plenamente demostrado, que Moreno Valle está erradicando la pobreza y el hambre y a Puebla la está llevando a los estadios de bienestar en donde toda la población tiene acceso a la educación y a los servicios de salud de calidad, a una ciudad globalizada poniendo en el centro de sus prioridades al ciudadano, erradicando todo tipo de exclusión o discriminación social que le impida tener una buena calidad de vida. 

Su gestión ha sido adecuada en todos los temas de los que ha hecho referencia en su cuarto informe de gobierno. Ha logrado entre otras cosas, que en lo personal me consta,  la garantía de acceso a la justicia a partir de instituciones eficaces responsables e inclusivas como lo es el Tribunal Superior de Justicia. 

Nací en Puebla, y siempre he vivido en esta ciudad, y puedo decir que Puebla ya no es la misma. A partir de que empezó a gobernar Rafael Moreno Valle, estemos de acuerdo o no, el cambio es más que notable. Y esto es solo el principio. La llegada de la planta de Audi será un detonador económico de suma importancia en años venideros. 

Moreno Valle resaltó acciones en materia de salud, con la construcción de 42 nuevos hospitales, la dignificación del 90% de la infraestructura hospitalaria y la modernización de 470 centros de salud. 

También resaltó acciones para el mejoramiento de la conectividad en la entidad poblana, a través de la construcción y modernización de 2 mil 557 kilómetros de carreteras y vialidades, que de acuerdo al mandatario, equivale a la distancia de Puebla a Los Ángeles.

En fin podríamos seguir numerando los logros y avances, pero lo cierto es que el ciudadano de a pie es el que más ha notado las mejoras sustanciales, las obras urbanas, los metro buses, y en general todos los servicios, hoy Puebla es una capital turística que tiene una gran ocupación hotelera. 

“Puebla es nuestra casa y México nuestra causa compartida” celebremos hoy, no la victoria de un gobernante, si no un acto de libertad política, que significa una buena gobernanza proyectándose hacia un futuro mediato para el bien de la República.