Opinión

Peña Nieto, el Peje, y el Populismo

El presidente Enrique Peña Nieto en su discurso ante la ONU, advirtió severamente sobre la amenaza que representan los populismos de izquierda y también los populismos de derecha, "las sociedades deben estar alertas frente a quienes se aprovechan de sus miedos y preocupaciones, ante los que siembran odio y rencor con el único fin de cumplir agendas políticas y satisfacer ambiciones personales".

El Populismo fue utilizado principalmente hacia fines del siglo XIX para describir una cierta clase de tipo de movimiento político. El término apareció inicialmente en Rusia como "Narodnichestvo", luego traducido como "populismo" a otras lenguas europeas, para nombrar una fase del desarrollo del movimiento socialista regional. La palabra "Populismo" es un término que no forma parte del diccionario de la Real Academia de la Lengua Española pero que, sin embargo, es de utilización muy frecuente en la lengua castellana, especialmente el América latina.

El Populismo es un estilo de gobernar más que una ideología política. Por esta razón, es difícil identificar un vínculo entre una posición política en particular y el populismo. Sin embargo, es posible establecer una serie de factores que caracterizan la mayoría de gobiernos populistas.

Por lo general, el populismo nace de un líder carismático que es percibido como parte del pueblo, y que como parte de este, entiende sus problemas y dificultades. Usualmente, los líderes populistas explotan el sentimiento de opresión de las masas y las injusticias sociales para movilizar tanta gente puedan, muchas veces en contra de los intereses de las elites sociales o políticas.

Los líderes populistas se mantienen en el poder precisamente por medio de su popularidad, y por esto, es necesario para ellos implementar políticas que favorezcan al pueblo, lo cual muchas veces significa poner a un lado las leyes y normas de la constitución, por eso las conductas desplegadas por Andrés Manuel López Obrador de algún modo se hacen agradables al oído del pueblo, como una especie de Robin Hood político que le quita a los ricos para darle a los pobres, pero en el caso de Andrés Manuel tiene cierta predilección por el más rico del mundo el cuál más de una vez ha financiado sus campañas políticas.

Chávez populista, Maduro populista, Evo Morales populista; en las últimas décadas el término populista está cobrando un uso negativo, puesto que estos líderes han llevado a las crisis a las respectivas economías de sus países, Brasil y Argentina van que vuelan por ese camino, al desdeñar a la democracia y aplicar un falso socialismo, que sólo beneficia a esta nueva casta de populistas.

Una de las características fundamentales del populismo es que termina destruyendo lo que pretende proteger y, cuando lo hace le echa la culpa a otro con mucha parsimonia. Verbigracia, todos los males de México, son producto de la mafia del poder.