Opinión

Mega alianza con Gali

El PRD será el gran perdedor en la contienda vaticinándoles el octavo lugar a nivel estatal, por la necedad de algunos casos y el agandalle en otros de tratar de ir camuflajeados con lo que les dicta Manlio Fabio Beltrones a partir del arreglo habido entre este y el senador Miguel Barbosa.

Es admirable el logro de Tony Gali al amarrar a 5 partidos en coalición, PAN, Nueva Alianza, Compromiso por Puebla, PT, y PSI, en la que me imagino será una coalición ganadora, ¿por qué lo digo? Porque desde mi leal saber y entender, toda vez que he transitado por los veneros que conducen al triunfo o a la derrota, es manifiesto el triunfo de esta coalición ya que deberán sumarse también los votos de nosotros los perredistas que ganamos en buena lid en el consejo estatal del pasado 25 de enero, que fuéramos en unión de esta coalición.                                  

El PRD será el gran perdedor en la contienda vaticinándoles el octavo lugar a nivel estatal, por la necedad de algunos casos y el agandalle en otros de tratar de ir camuflajeados con lo que les dicta Manlio Fabio Beltrones a partir del arreglo habido entre este y el senador Miguel Barbosa. 

La dirigencia que encabeza Socorro Quezada Tiempo con ese halo de ingenuidad que rayan ya en actitudes que realmente ponen en peligro la viabilidad del PRD, es más yo no me opongo a que los compañeros Cotoñete y compañía tenga una abierta coalición con el Revolucionario Institucional, a lo que me opongo es al uso manipulador y deshonesto del partido, puesto que el día de mañana será muy difícil resarcir la pedacearía de partido que nos dejan estos indignos representantes de nuestra incipiente democracia. 

Bien optaron otros compañeros por salirse del partido, teníamos ya un partido bien confeccionado con la presencia en el comité ejecutivo estatal de todas las corrientes partidarias con representación más o menos equitativa pero nunca falta la heroína en este caso que se subroga el pensamiento de Andrés Manuel  y le pide consejo, y este ni siquiera se digna a contestarle, y solo se limita a declarar brevemente: 

“No. Nos vamos a unir con el pueblo, con la gente, no con los dirigentes de los partidos… les agradezco el gesto de venir a hacerme este planteamiento, pero también con toda franqueza les digo: no vamos en alianza. Porque le hicieron mucho daño los dirigentes del PRD no sólo a los militantes, al pueblo de México”. 

Y la ambición mala consejera de la política, ver lo que sucede en Oaxaca, y en Quintana Roo, por no trabajar intensamente en la unificación del partido se inventa no ir en coalición con el PAN, argumentando que tenemos los nombres suficientes para poder consolidar una candidatura ganadora, auto nombrándose candidatos Roxana Luna, Eric Cotoñeto Carmona, Elva Cerezo, Socorro Quezada.  Oponiéndose a los designios de los dioses y en los hechos coalicionándose con el partido revolucionario institucional, bien por ellos, mal por el partido. 

El último clavo al ataúd de una posible alianza lo pone Agustín Basave Benítez, líder nacional del PRD, al declarar tajantemente: “Yo en lo personal, no voy a ceder “, eso es ya “cosa juzgada”. Nos tardamos algún tiempo en tratar de educar políticamente hablando a los compañeros de la dirección, creímos que lo habíamos logrado, que les interesaría realmente rescatar al partido, pero oh sorpresa lo único que han rescatado son unos cuantos pesos para remedio de su economía. 

No es que uno tenga la razón, ni algún interés, lo único que nos mueve es el interés partidario para que el partido cada día que pase se fortalezca, sea más grande, y competitivo; indignados estamos una gran mayoría de perredistas por las conductas anti partido de una minoría que se nos coló a la dirección, esperemos que los ánimos  no se exacerben y en una rebelión pacífica regrese el PRD a la izquierda moderna, dinámica y audaz.