Opinión

Infidelidad en la línea


Una de los escenarios más temidos de la vida de la pareja, es sin duda la infidelidad.

En este momento ya sea porque la descubrimos o quizás nuestra pareja nos hizo "la confesión", nos inundan diferentes emociones, enojo, ira, angustia, sentimiento de culpa, desesperanza, la infidelidad es un fenómeno que afecta a las parejas sin importar su raza edad, orientación sexual, credo o condición social y esto se ve reflejado en la interminable historia de los o las infieles.

Las nuevas tecnologías de los mensajes de texto, e-mails, sistema de mensajería instantánea y las redes sociales son medio por los cuales se descubren la mayor parte de las relaciones simultáneas en los últimos años.

La infidelidad que no es algo nuevo queda al descubierto por lo fácil que es que se filtre la información de una u otra manera.

Esa por lo menos es la teoría de expertos que realizaron declaraciones al BBC Mundo. En el artículo explican que el aumento de las rupturas a causa de una infidelidad descubierta es un fenómeno difícil de medir, pero abogados de divorcio y detectives privados aseguran que su negocio ha aumentado en los últimos años gracias a la popularidad de las redes sociales y en particular de Facebook.

Esta red social, fundada en 2004 y con cerca de 1.000 millones de usuarios, se ha convertido en la principal fuente de pruebas del 20% de los divorcios de estados Unidos, según un reciente estudio de la Asociación de Abogados Matrimoniales de EE.UU, y acá en nuestra Puebla andamos rondando como material de prueba la misma cantidad. En la web Facebookcheating.com, se recogen decenas de historias enviadas por víctimas de infidelidades ocurridas en la red social.

Yo no soy anti-Facebook, pero manifiesto que la red social no es la causante directa de la ola de divorcios y rupturas, sino que más bien es el medio que facilita la infidelidad en las parejas que ya presentan problemas, y que desde un principio no fueron relaciones bien avenidas.

La confianza o desconfianza en una pareja no debe basarse en que tengan o no un perfil en redes sociales. Tampoco es algo saludable pretender tomar control de su actividad en línea. El comportamiento en línea es más un reflejo de la realidad del individuo y su vida que el verdadero problema.

Desde mi punto de vista, pese a que las ciber-infidelidades podrían parecer algo relativamente nuevo para todos, en realidad no lo es. El tablero del juego cambia, pero el juego y sus variables son los mismos de siempre.

El mundo virtual lleva a construir ilusiones fácilmente, lo que nos puede llevar a creer equivocadamente que estamos ante la persona ideal, por lo que mantenemos mucho más tiempo de la vida diaria con la persona que esta del otro lado, hasta que nos damos cuenta que los tiempos virtuales no son los reales y se nos pasan las horas sin darnos cuenta que le estamos restando tiempo a nuestra "real pareja sentimental".