Opinión

Atrévete, propuesta hereje contra la violencia

La sociedad en México en todos los estratos sociales, vive con la idea del dinero fácil, de hacerse rico de la noche a la mañana; esta es una de las razones por las que el narcotráfico y el crimen organizado  han avanzado desenfrenadamente. Esto se refleja en una falta absoluta de integridad.

La delincuencia crece diariamente, la guerra del narcotráfico invade poblaciones, ciudades e instituciones, la descomposición social afecta a todas las capas sociales y la impunidad es ley. 

La primera y fundamental causa de la delincuencia, la violencia, es el incumplimiento histórico por parte del estado de su función. 

Los mexicanos están abandonados a su suerte, no existen políticas sociales ni interés alguno por parte de las autoridades y funcionarios, por atender sus necesidades. 

Atrévete a indignarte por su comportamiento, atrévete a obligarlo a cambiar, dice Sarah Sefchomich, a las madres hermanas, abuelas y esposas, es del núcleo familiar del cual tiene que salir la propuesta de cambio, que irá creciendo poco a poco hasta culminar en una reestructuración social. 

La sociedad en México en todos los estratos sociales, vive con la idea del dinero fácil, de hacerse rico de la noche a la mañana; esta es una de las razones por las que el narcotráfico y el crimen organizado  han avanzado desenfrenadamente. Esto se  refleja en una falta absoluta de integridad. 

Otro frente en el que el gobierno federal está obligado a intervenir es en incluir la prevención de la violencia, la delincuencia y las adicciones en las políticas de educación. 

Las manifestaciones violentas en contra del gobierno tampoco ayudan en nada, asolando, quemando, saqueando  y golpeando no se llega a una solución cabal, pues la violencia es lo que menos se necesita para un Estado lastimado, la solución dependerá de la conducta moralmente correcta que asuman las madres, esposas e hijas  que componen la sociedad en su conjunto. 

Sarah Sefchomich en su libro  “Atrévete” nos invita a  tener la determinación de hacer frente al decreciente colapso moral que ha tenido lugar en varias partes de nuestro país en estas últimas generaciones. La lucha por la seguridad debe ir junto a una lucha social.

Así, esta propuesta enfoca el cambio de parte de las mujeres, es en el  núcleo familiar del cual tiene que salir la propuesta de cambio que irá creciendo con amigos y conocidos. Así como algunos jóvenes son apoyados por sus padres, en otros son los delincuentes los que los corrompen, es decir, las madres deben decirles a sus hijos, qué es un delincuente, qué violenta, y lastima; y ella es la que nos puede ayudar a que este círculo termine.

Y solo así podremos de algún modo desanudar la problemática, y nos hará avanzar siempre a una región superior entrelazando desde sus cimientos el tejido social.